En Veracruz se apuesta al diálogo y al respeto a la ley para resolver los problemas entre obreros y patrones