La búsqueda de 8 policías de Úrsulo Galván en 2013, fue simulada

Ursulo Galván, Ver.- Rosario piensa que quizá ya encontró a Juan Carlos, tal vez ya  desenterró su cuerpo de Colinas de Santa Fe donde hace labores de búsqueda junto a madres del colectivo Solecito, pero no lo sabe con certeza porque la identificación de cuerpos ha sido lenta.

Juan Carlos Moreno Parra es uno de los ocho policías que desaparecieron en Úrsulo Galván el 11 de enero del 2013. A seis años, dice que la búsqueda y la lucha por recuperar los cuerpos ha sido muy lenta por lo que exige a la autoridades acelerar los procesos.

Para ella, y las familias del comandante Agustín Rivera Bonastre y los policías Luis Alberto Valenzuela González, Samuel Montiel Perdomo, Alejandro Baéz Hernández, Javier Arau Molina y Guillermo Torres Perdomo la búsqueda de los policías ha sido una simulación del propio gobierno.

De acuerdo al testimonio, los ocho policías salieron a realizar rondines de rutina, sin embargo en la comunidad de “El Arenal”, fueron detenidos por elementos de la Policía Estatal del Grupo Tajín, y la patrulla en la que iban fue encontrada quemada al día siguiente.

En marzo del 2017, Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), emitió la recomendación 03/2017 a la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) por la desaparición forzada de ocho policías en el municipio de Úrsulo Galván en 2013, cuando se encontraba al frente de la dependencia, Arturo Bermúdez Zurita.

En una de las primeras recomendaciones en el estado por desaparición forzada, la comisión ordenó a la SSP indemnizar a las familias, para que les sean pagados a las madres y esposas, los gastos de traslado, médicos, y los demás que hayan realizado para localizar a los desaparecidos, además el pago de una justa indemnización.

También pidió investigar y determinar la responsabilidad administrativa, a través del correspondiente procedimiento administrativo y disciplinario, por las acciones y omisiones en las que incurrieron los servidores públicos involucrados en el caso.

Nada de esto se cumplió. La desaparición de los policías dejó a 13 niños en la orfandad, las madres tuvieron que hacerse cargo de familias completas “  No hemos parado de buscar, ha sido difícil porque el núcleo familiar se rompe, las personas que hicieron eso no tienen idea del daño que ocasionaron, rompieron nuestra familia, nuestros sueños, nuestras emociones. Nuestros hijos han crecido con tristeza”, cuenta Rosario.

Desde hace cuatro años, la  información en carpetas de investigación indicó que los policías podrían haber sido llevados a un rancho, dieron la ubicación a las autoridades pero tampoco se investigó.

Las esposas de los policías son parte del colectivo Solecito que busca en el predio Colinas de Santa Fe, donde se han encontrada casi 300 cuerpos, pero ahí la identificación ha sido muy lenta.

Ya no buscamos culpables, solo queremos saber dónde están nuestros esposos y darles sepultura digna, por lógica nosotros pensamos que pueden estar en Colinas de Santa Fe, quizá hasta ya los desenterramos , pero no sabemos, porque hay muchos cuerpos sin identificar.  Ya queremos saber , que aceleren los procesos “ , señaló.

 

Fuente: AVC/cna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *