Héctor Guerrero

Abusus non tollit usum
(“El abuso, no quita el uso”)

Por Héctor Guerrero


El partido que asumió las riendas del México post revolucionario, convertido en una verdadera Mata-Hari (no por profesión, sino por referencia), pues espió durante el siglo pasado a activistas, músicos, actores, por supuesto políticos, escritores y personajes del jet-set mexicano.
Así es corazoncitos, la cuarta transformación sacó de la chistera la teoría conspirativa de la que todos sabíamos, pero bueno, nos encanta que las cosas las hagan oficiales, así todos somos dueños de la verdad, nuestras sospechas fueron siempre ciertas, vivimos en los tiempos Orwelianos. Obviamente yo sé que tú ya sabías eso incluso mucho antes que yo.
El Presidente Andrés Manuel López Obrador firmó el decreto para consultar los archivos del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) y de la Policía Federal que se encuentran en el Archivo General de la Nación en el Palacio de Lecumberri, destapó el Arca perdida (que todos sabíamos dónde estaba)
Así es, el Palacio de Lecumberrí, llegó a tener una sobrepoblación de hasta 5 mil personas. Las celdas medían menos de tres metros cuadrados y los presos debían dormir de pie y amarrados a las paredes, así escondía el viejo régimen su pasado, así quiere esconder el suyo este nuevo.
El viejo o régimen se aseguró de refundir a la escoria peligrosa dentro de esas pesadas paredes y seguir a quienes no debían en plena libertad, el estado decidía quien o no podía circular, el arte, la política, el jet- set van de la mano coexisten, a veces en armonía.
A veces en un lugar lo más parecido al “El Carajo”, donde los reclusos eran separados de acuerdo a al delito que habían cometido: presos políticos, presos peligrosos.
Y la joya de la corona, la famosa crujía J, que albergaba a la comunidad homosexual, tan de alguna manera enigmática y quizá maldita, que dio origen a su propio despectivo popular… Así es, los Jotos.
Ya sé, ya sé que esa se la sabían también…
Bueno ya ven como yo les levanté una cortina de humo para no hablar más de los 100 días de Gobierno del presidente López Obrador, el mandatario con mayor aprobación de la historia y el que más asesinatos ha permitido en el país en tiempos de paz.
La Cancelación del Aeropuerto.
La guerra contra el huachicol.
La Guardia Nacional.
Un Matrimonio “adversario” muerto en circunstancias cada vez menos claras.
Las gansoencuestas.
Recortes a Cultura.
Estancias infantiles.
Pero les decía, que si sabían que el Gobierno espiaba a los ex presidentes Lázaro Cárdenas, Miguel Alemán Valdés, Gustavo Díaz Ordaz, Luis Echeverría, José López Portillo, Miguel de la Madrid y Vicente Fox y al actual…
También por acá a la recién vuelta a la escena política mexicana,Elba Esther Gordillo y al líder de los petroleros de México, Carlos Romero Deschamps.
Así a Octavio Paz y al Maestro García Márquez, Julio Scherer, Miguel Ángel Granados Chapa, Jacobo Zabludovsky, Joaquín López-Dóriga, Carlos Marín, Manuel Buendía, Vicente Leñero, Héctor Aguilar Camín y José Woldenberg, son algunos de los periodistas e intelectuales espiados.
¡Juan Gabriel! ¿Pero que necesidad?, ¿Para qué tanto problema?
A Ernesto Che Guevara y Fidel Castro en sus aventuras por México, previo a abordar la Granma, antes de iniciar la Revolución Cubana. La Mata –Hari tricolor, le comió el mandado a Scotland Yard y espió durante años a la Eterna Reina Isabel.
Asi es corazoncitos, todas sus conspiraciones son ciertas, después de 30 años, ya no son un peligro para México, a algunos les faltan como 18 años…
Tiempo al tiempo
@hecguerrero