La solución de Víctor Carranza para terminar con el problema de la basura: la violencia


De la redacción

Lo ocurrido la madrugada de este jueves en el basurero ubicado en Villa Allende sólo tiene un responsable: el presidente municipal Víctor Carranza, cuya ignorancia e indolencia provocó el enfrentamiento entre elementos de Seguridad Pública y habitantes del lugar que están cansados de tanto atropello y de un lugar que únicamente despide fétidos olores y que va contra su salud.

En efecto, el presidente municipal, emanado de Morena, tuvo que recurrir a la fuerza pública –pues no tiene los pantalones para ir a dialogar con sus gobernados- para que se abriera el tiradero y todo por su incapacidad para encontrar una solución.

Los habitantes de Villa Allende estaban conscientes que en algún momento ello ocurriría, que los harían a un lado para que ocho camiones llenos de basura e inclusive, residuos peligrosos, tiraran la basura en un lugar que ya no cumple con las condiciones para funcionar como basurero.

Cierto, en una reunión ocurrida la semana y tras la clausura del tiradero, se reunieron autoridades de los tres niveles de gobierno para encontrar una solución. Sólo se obtuvieron promesas, más nunca hubo la intención de Víctor Carranza de encontrar una solución. Vaya, si no lo hizo en dos años y siete meses, menos las logrará en lo que resta de su nefasta administración.

También es verdad que la ciudad se llenó de malos olores, que los acumulamientos de basura fueron tremendos. La gente no hizo caso y sacó su basura. Muchos camiones de Limpia Pública permanecieron llenos de desechos por días, pero la solución no era lesionar a los habitantes de Villa Allende.

Víctor Carranza ha sido denunciado por violencia de género, por corrupción, ineptitud y muchas cosas más y ahora, trató de lucirse ordenando el desalojo de habitantes que están cansados de tantas injusticias.

No, Morena no fue la solución en el Coatzacoalcos, como tampoco lo ha sido en otras demarcaciones. Sus representantes han ido en contra de los preceptos de Morena y del mismo presidente Andrés Manuel López Obrador.

¿Qué diría el presidente si se enterara que el alcalde mandó a desalojar con violencia a ciudadanos inconformes? Es muy fácil, se guardará silencio y Carranza contará con la complicidad del gobernador Cuitláhuac García, ambos al parecer, son iguales.

Este episodio no se debe repetir. Carranza sonríe porque sabe que cuenta con la complicidad de una serie de diputados ineptos, emanados de su propio partido que ocultarán sus estupideces, pero la población no olvidará este atropello.

Como tampoco lo olvidarán los comerciantes, los vendedores informales, las familias que han perdido a seres queridos por la violencia interminable, por los empresarios que fueron olvidados por el presidente más incapaz que ha gobernado este municipio.