Sigue la polémica por basurero de Coatzacoalcos


  • Entretanto, la basura sigue acumulándose. En las calles están depositados los desechos y huele mal.

De la redacción

En Coatzacoalcos reina el caos. En efecto, por ignorancia, o desidia, la autoridad municipal no actuó a tiempo y por ello autoridades federales y estatales les clausuraron el tiradero de basura que se encuentra a la entrada de Villa Allende.

Y la consecuencia es que la población en el puerto se quedó con toda su basura en los patios de sus casas o bien, la llevaron a los puntos en donde se ha acumulado una gran cantidad de desechos. El calor provoca que los fétidos olores se distingan a gran distancia y si llueve, la basura inunda las calles, tapa las tarjeas y se encharcan las calles.

El lunes 21 de julio, personal de la Procuraduría Federal de Medio Ambiente y de la Procuraduría de Medio Ambiente del Estado acudieron a clausurar entradas y salidas del basurero de Villa Allende. La exigencia es que la autoridad municipal encuentre una solución definitiva para encontrar otra opción para depositar los desechos.

El ayuntamiento, a cargo de Víctor Carranza, debía comprometerse a tomar acciones definitivas para cerrar el tiradero, sin embargo, en lugar de comprometerse a hallar una solución, decidió depositar los desechos en el basurero de Cosoleacaque. Con tantos casos de Covid-19 y con tantas muertes, al equipo de Limpia Pública se le hizo fácil tirar los desechos sin el mayor cuidado y por ello vino la clausura del tiradero en Cosoleacaque.

Se buscó la ayuda del ayuntamiento de Minatitlán, mientras solicitaban permiso para que otra parte de las 450 toneladas que se recogen diariamente fueran a dar al tiradero de Nanchital, sólo que no tuvieron el permiso.

En la reunión que sostuvo el alcalde, acompañado de la diputada Tanya Cruz y con autoridades federales, se estableció que podrían abrir el tiradero de Villa Allende. Sólo que ahora es la población la que se niega a que esto ocurra y nuevamente la autoridad se queda sin campo de acción.

En los estacionamientos de Limpia Pública están varios camiones cargados de basura y hay otros tantos en las calles. La basura se acumula y es la población la que sufre con la indiferencia de la autoridad municipal.

Sin embargo, lo que se espera es que ahora sí se ponga orden y no sólo se obtengan los permisos, sino que se planeé la construcción o adecuación de un nuevo basurero, pero sobre todo que cumpla con los requerimientos que exige la autoridad ambiental.