Antonio del Valle, señalado como responsable por el siniestro ocurrido en el Complejo Petroquímico de Pajaritos

explosion-en-complejo-petroquimico-pajaritos-deja-3-lesionados-1000x586

El séptimo hombre más rico de México, de acuerdo con Forbes, se encuentra en la mira de medios y autoridades nacionales. Antonio del Valle, dueño de la empresa Mexichem S. A. de C. V., es señalado como responsable por el siniestro ocurrido en el Complejo Petroquímico de Pajaritos, en Coatzacoalcos, Veracruz.

Los diputados federales solicitan que se le revoque la concesión otorgada, además de asegurar que esto es solamente una parte de los malos resultados que implica la reforma energética, la cual se basa en quién es el mejor postor para poner en sus manos un sector que debería ser de seguridad nacional.

Aunado a ello, Rocío Nahle, coordinadora de Morena, exonera de lo ocurrido a Petróleos Mexicanos y atribuye toda la culpa a Mexichem, “la empresa privada a la que se le entregó el complejo petroquímico en estas asociaciones público-privadas”. Además asegura que “esta irresponsabilidad fue antes de la reforma energética (la asociación entre Mexichem y Pemex Petroquímica) y ahí están los resultados. El manejo de hidrocarburos no es para cualquiera, no es un negocio al que se entra porque está de moda, eso es un manejo irresponsable”.

El decreto de la reforma energética presentado por el Congreso de la Unión en diciembre de 2013 contempló la modificación de los artículos constitucionales 25, 27 y 28. Lo que dejó bien claro es que los recursos petroleros e hidrocarburos en todas sus formas son propiedad de la nación. Ahora bien, su extracción y explotación pueden ser asignados por medio de contratos, tanto a empresas productivas del Estado como a empresas privadas.

También, en su artículo segundo transitorio, establece que “los derechos laborales de los trabajadores que presten sus servicios en los organismos, las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal, dedicadas a las actividades que comprende el presente Decreto se respetarán en todo momento de conformidad con la ley”.

Los hechos ocurridos cuestionan, sin duda alguna, cuáles son estos derechos y, sobre todo, hasta qué punto protegen a los trabajadores del sector, en especial en circunstancias como la actual.

Antecedentes

¿Cómo fue posible que Mexichem estableciera un convenio con Pemex-Petroquímica (PPQ)? El acuerdo publicado el 30 de julio de 2013 en el Diario Oficial de la Federación estableció la desincorporación del régimen de dominio público del predio de 476 000 386 m2, el cual forma parte del Complejo de Pajaritos. Con ello, PPQ, el propietario, pudo llevar a cabo su “enajenación bajo título oneroso”, bajo su responsabilidad y en términos de las disposiciones administrativas y legales aplicables.

El objetivo en torno a esta asociación era contrarrestar la baja producción de cloruro de vinilo que había tenido la planta a lo largo de la última década. Ello implicaba que Pemex no realizara inversiones adicionales a su infraestructura, además de que obtendría ganancias mediante su participación accionaria en una sociedad de capital variable, como resultado de la integración de una cadena productiva. Entre 2005 y 2013, se llevó a cabo una inversión de 1657 millones de pesos, con pérdidas que ascendían a los 12 000 929 millones de pesos.

En 2007 y 2008 se puso sobre la mesa la posibilidad de arrendar o dar en comodato el Complejo de Pajaritos a una empresa privada, para que se redujeran las pérdidas al mínimo, participando en la producción de cloro-monocloruro de vinilo-policloruro de vinilo (PVC). Por otra parte, en 2011, existió una propuesta para asociarse que fue rechazada. Sin embargo, la empresa de Del Valle ganó; se benefició con una adjudicación directa para suministrarle cloro a Pemex. Se presume que el ingreso fue de 659 millones de pesos.

En 2013 PPQ firmó el convenio que implicaba la presencia de Mexichem como coinversionista. Al parecer, el beneficio fue de lleno para la empresa privada; se hizo de 440 millones de pesos al obtener ingresos como miembro de la sociedad, además de beneficiarse por su papel como “contratista privilegiada con adjudicaciones directas”. El argumento con el cual Pemex fundamentó su contratación fue la “constancia de nivel mínimo de inventario existente”.

Cabría invocar y cuestionarse la pertinencia de lo emanado por el artículo transitorio vigésimo primero del decreto de la reforma energética, presentado por el Congreso:

“El Congreso de la Unión realizará las adecuaciones al marco jurídico, a fin de establecer los mecanismos legales suficientes para prevenir, identificar, investigar y sancionar severamente a los asignatarios, contratistas, permisionarios, servidores públicos, así como toda persona física o moral, pública o privada, nacional o extranjera, que participen en el sector energético, cuando realicen actos u omisiones contrarios a la ley, entre otros, los que tengan como objeto o consecuencia directa o indirecta influir en la toma de decisión de un servidor público, del personal o de los consejeros de las empresas productivas del Estado para obtener un beneficio económico personal directo o indirecto.”

El oficio

De cara al escenario que enfrenta la empresa, parece que el registro de su participación en el Complejo de Pajaritos se esfumó. A continuación, se presenta una transcripción parcial del oficio CI-811/2015, proveniente del Comité de Información de Petróleos Mexicanos, respecto al convenio celebrado:

Resolución del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) recaída al recurso de revisión RDA 0054/15, relativo a la solicitud de información con folio 1857200241214, por medio de la que se requirió “Respetuosamente solicito a quien corresponda, contenido íntegro del acuerdo CA 007/2013 de fecha miércoles 16 de enero de 2013, así como del Memorándum con sus declaraciones de entendimiento que suscribieron Pemex Petroquímica en lo sucesivo PPQ representado por su Director General Ing. Rafael Beverido Lomelín y Mexichem S. A. B. DE C. V. en lo sucesivo Mexichem representada por su Director General C. P. Ricardo Gutiérrez Muños, el cual fue suscrito el 5 de mayo de 2009 (…), por último, tenga usted a bien proporcionarnos la documental del convenio, comodato, o de las acciones o como se llame lo celebrado entre Pemex-Petroquímica y Mexichem S. A. B. de C. V., en relación a la asociación en el Complejo Petroquímico Pajaritos (Integración de la cadena productiva Sal-cloro/sosa-etileno-MCV). De antemano gracias por su atención” (sic).

En su resolución, el INAI instruyó a Petróleos Mexicanos, de manera textual:

  1. b) Realice una búsqueda exhaustiva de la información consistente en la copia del convenio celebrado entre Pemex-Petroquímica y Mexichem S. A. B. de C. V., y sus anexos, en relación a la asociación en el Complejo Petroquímico (Integración de la cadena productiva Sal-cloro/sosa-etileno-MCV), y respecto del cual, existe evidencia que el mismo fue celebrado con fecha 10 de septiembre de 2013.

Al respecto, la Secretaría Técnica de la Dirección General, mediante su oficio DG-ST-177-2015 del 27 de noviembre del presente año, informó al cuerpo colegiado que se realizó una exhaustiva búsqueda de la información requerida en los archivos y carpetas de trámite y concentración de la Prosecretaría del Consejo de Administración como de la Dirección General, ambas de Petróleos Mexicanos, de la cual no fue posible localizar (…) convenio, comodato, o de las acciones o como se llame lo celebrado entre Pemex-Petroquímica y Mexichem S. A. B. de C. V., en relación a la asociación en el Complejo Petroquímico Pajaritos (Integración de la cadena productiva Sal-cloro/sosa-etileno-MCV),por lo cual solicitó al Comité confirmar su inexistencia.

El Comité de Información de Petróleos Mexicanos (…), confirmó la inexistencia de la información requerida a través de la solicitud folio 1857200241214.

No hay copia fiel del convenio

Si bien, presuntamente no existe una copia fiel del convenio realizado, existe un documento que sirve como testimonial de las implicaciones y, en específico, las condiciones y términos bajo los cuales éste se llevó a cabo, así como sus antecedentes.

La Auditoría Financiera y de Cumplimiento 13-1-18T4O-02-0348, hace constar que “PPQ planteó memorandos de entendimiento con una empresa privada en septiembre de 2007 y enero de 2008, para su participación en la integración de la cadena Cloro-MCV-PVC considerando dos opciones, el arrendamiento del Complejo Petroquímico Pajaritos o un contrato de comodato para el uso de las instalaciones de PPQ, cuyo incremento de producción de MCV se vendería a dicha empresa, de las cuales ninguna se concretó”.

Con autorización de su Consejo de Administración, otorgada el 4 de abril de 2013, PMI HBV (sociedad con acciones constituida por Pemex en Holanda, cuya administración se realiza mediante PMI Comercio Internacional S. A. de C. V.), constituyó una Sociedad Mercantil de Responsabilidad Limitada, denominada PPQ Cadena Productiva, S. L. (PPQCP). Como socio único, tenía una participación del 100%. Esto ocurrió el 29 de abril ante un notario en Madrid, España; el 22 de mayo el Consejo de Administración de PMI HBV autorizó que PPQCP participara por PPQ, en una alianza comercial con una empresa privada.

PMI CIM determinó que la creación de un Vehículo de Propósito Específico (VPE) en España, a través del cual PPQ operaría, traería consigo los beneficios de Entidades de Tenencia de Valores Extranjeros (ETVE) ¿A qué se refiere esto? Los movimientos de capitales, dividendos y las utilidades generadas estarían exentos de impuestos. Ello también implicaría ventajas para reinyectar las utilidades de PPQ en proyectos de inversión, obtener alternativas de financiamiento en caso necesario, y contaría con la flexibilidad necesaria para crear otras estructuras corporativas enfocadas en proyectos futuros.

Asimismo precisó que el VPE se originó en la Dirección Corporativa de Finanzas de Pemex, por lo que solamente “coadyuvó mediante PMI HBV en la creación de la empresa PPQCP y la responsabilidad de la elección y de los resultados generales del proyecto fue decisión de PPQ y de Pemex Corporativo”. Sin embargo, no pudo sustentarlo con evidencia documental.

La repartición

El convenio de coinversión se formalizó el 10 de septiembre de 2013. Su finalidad era integrar la cadena productiva sal-cloro/sosaetileno-MCV, además de la creación de un VPE para la participación financiera de PPQ en la sociedad. En 2013, PPQ ejerció recursos por 440 millones 735 mil pesos, para la adquisición de cloro y sosa, materia prima para la producción de MCV. Ésta se adjudicó mediante contratos plurianuales con una empresa privada, los cuales se seleccionaron para su revisión, con el fin de verificar que no se pactaran a un precio superior a los de referencia del mercado.

La repartición, fue de la siguiente manera: la empresa privada quedó como accionista “A”; PPQCP como accionista “B” y PPQ como inversionista “B”. Se estableció que PPQ enajenaría a título oneroso los bienes muebles e inmuebles en favor de la sociedad de coinversión; además, su participación sería por medio de PPQCP (VPE), que se convirtió en Accionista “B” y éste a su vez realizaría la capitalización del derecho de cobro por 2 mil 993 millones 531 mil pesos (valor determinado por avalúos) en la sociedad de coinversión.

También se estableció que la gestión, conducción y negocios de la sociedad de coinversión estarían a cargo de un Consejo de Administración y de los Comités que se constituyeran. Los dividendos por las utilidades obtenidas en la sociedad se distribuirían, en su caso, transcurridos dos años de operación y cada uno de los accionistas permanecería como responsable del cumplimiento de las obligaciones laborales (indemnizaciones, salarios, pensiones, prestaciones devengadas y pasivos laborales acumulados) frente a sus trabajadores. Esto involucraba que el costo total de los conceptos mencionados seguiría siendo responsabilidad de PPQ con cargo a su presupuesto.

En cuanto al arrendamiento de los inmuebles a la sociedad de coinversión por parte de PPQ, es decir, cuatro polígonos que se encontraban en el Complejo de Pajaritos, dicha sociedad tuvo que pagar una renta mensual por uso y goce temporal, de 786 mil pesos más IVA. El total del cobro, tomando en cuenta la reducción de la renta a 749 mil pesos, por la disminución del Polígono #2 de 21,000,294 m2 a 12,000,669 m2, fue de 2 millones 845 mil pesos, por el periodo que abarca del 10 de septiembre al 31 de diciembre de 2013.

El mismo 10 de septiembre, se suscribió un Contrato Maestro de Prestación de Servicios, formalizado por las subdirecciones de Planeación, Administración y Finanzas, y de Operaciones de PPQ, y la sociedad de coinversión. Dicho contrato tenía por objeto la prestación de servicios administrativos profesionales, operativos, técnicos y obreros; generales de apoyo y servicios adicionales, a cargo de PPQ y en favor de la sociedad de coinversión.

No obstante, se detectó una irregularidad al respecto. Un análisis del Estatuto Orgánico, el Manual de Organización del Centro Administrativo de PPQ, y el Decreto que tenía por objeto establecer la Estructura, el Funcionamiento y el Control de los Organismos Subsidiarios de Petróleos Mexicanos, arrojó que las subdirecciones no contaban con las facultades para celebrar dicho contrato.

Lo que no se cumplió

Los puntos por los cuales, según la auditoría, Pemex Petroquímica y PMI Comercio Internacional S. A. de C. V. no cumplieron “con las disposiciones legales y normativas aplicables” son:

  • No se sustentó la trasparencia de los beneficios y ventajas del VPE como opción viable para la alianza comercial, con análisis estratégicos, legales, fiscales y financieros correspondientes.
  • No se definió el manejo financiero (aplicación y administración) de las utilidades que obtendrá PPQ como resultado de la alianza comercial; 25 Informe del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2013.
  • En la alianza comercial se formalizó un contrato de comodato donde PPQ cedió el uso a título gratuito a la sociedad de coinversión de equipos de laboratorio, vehículos, accesorios y refacciones, sin contar con el estudio sobre la viabilidad y beneficios de elegir un comodato en lugar de su arrendamiento, hasta en tanto se obtenga la autorización para la enajenación de dichos bienes.
  • Del convenio de coinversión por la alianza comercial, se originó un contrato maestro de prestación de servicios que fue suscrito por servidores públicos de PPQ, sin contar con facultades conforme a su normativa.
  • Derivado del convenio de coinversión y el contrato de prestación de servicios antes citado, PPQ proporcionó servicios de mantenimiento a la sociedad de coinversión que generaron un total de 4139 órdenes de trabajo que al cierre de la auditoría no se han cobrado por carecer de un mecanismo de cobro y de la formalización de un contrato.

¿Y qué con la reforma? ¿En verdad representa una “jugada” que cumple con los objetivos que se planteó? Con convenios y contratos que, por ejemplo, se firman sin contar con las facultades para hacerlo, Pemex debe llevar a cabo una revisión de las fugas, no solamente en las instalaciones de los complejos, sino también en su sistema normativo y legal. Y si ya lo hace realizar una vigilancia más rigurosa, que evite la filtración de irregularidades en lugar de sancionarlas una vez que se han dado.

También habrá que revisar, en el caso actual y en los subsecuentes, quién en verdad se beneficia de este tipo de convenios. No se trata únicamente de que el sector privado nacional sea impulsado e incluido en los procesos productivos; debe quedar bien claro cuáles son los beneficios que representa a nivel nacional. Aunado a ello, obliga a poner bajo el escrutinio el tema de los derechos y condiciones laborales en el país. Es indispensable que se hagan públicos los resultados y beneficios obtenidos que, dicho sea de paso, deberían justificar las ventajas y existencia de la reforma energética. De buenas intenciones no puede vivir el país.

Fuente: Siempre Presencia de México