Asegura gobierno federal estar listo para recibir oleada de deportados

mexico-cabinet-changes

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, informó al Senado que negociará con ocho secretarias para incorporar a los deportados a programas de apoyo social y económico, esto como una de las acciones que su gobierno tomará como defensa ante la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos.

Respecto a las preguntas parlamentarias, el mandatario mexicano envió las respuestas en donde se encontraban las medidas que se tomarán para hacer frente a las amenazas del presidente electo de Estados Unidos, por lo que casi una decena de dependencias habrán de construir programas para los migrantes deportados.

Aunque Peña Nieto dijo que no es posible controlar las posibles deportaciones masivas, comentó que sí se puede decir cómo responder.

“El gobierno de México lo hará con sentido estratégico y siempre poniendo la defensa de los intereses del país y de los mexicanos como prioridad. El gobierno de México asume la defensa de la dignidad, el bienestar y los derechos de los mexicanos en Estados Unidos como irrenunciable”.

Ante tal panorama, la cancillería iniciará las negociaciones con las secretarías de Salud, de Trabajo, de Educación Pública, de Hacienda, de Desarrollo Social, de Agricultura, de Economía, y de Desarrollo Agrario.

En la construcción de dichos apoyos contemplarán la inscripción al Seguro Popular; la canalización a centros comunitarios o centros para la atención de adicciones o atención a víctimas de maltrato o violencia e inscripción al programa de empleo temporal, así como la revalidación de estudios de menores y el acceso a la educación que pueda facilitar la transición, capacitación financiera, ingreso a fondo de apoyos a migrantes o apoyos productivos a emprendedores.

En referencia al Tratado de Libre Comercio, el Jefe del Ejecutivo dijo que su gobierno estará pendiente a la política comercial que defina el republicano Donald Trump, y aseguró al Senado que el país se encuentra listo para construir una nueva agenda bilateral “que dé continuidad a la integración comercial que hemos desarrollado desde la entrada en vigor del TLC, hace más de 20 años.”

Expresó que “Estamos en la mejor disposición de dialogar y trabajar en la mejora de todos los mecanismos de integración que le dan forma a la relación bilateral -incluido el TLC. Con particular énfasis en promover el bienestar de nuestras comunidades e incrementar la competitividad de la región de América del Norte”.

Fuente: Milenio /