Aumentará en los próximos meses el precio internacional de las gasolinas

En los próximos meses aumentará el precio internacional de las gasolinas debido a varios factores: la posibilidad de que el tipo de cambio peso-dólar sufra otra ola de alta volatilidad por el avance de alguna política anti-comercio de Trump, así como el alza estacional por el inicio de la “temporada de manejo” en Estados Unidos, anticiparon integrantes del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

Actualmente estiman que la apreciación que se ha observado en el tipo de cambio, así como la estabilidad que ha caracterizado al precio internacional de la gasolina, han permitido al gobierno federal dejar los precios de gasolinas sin cambio después del 3 de febrero.

En el IMEF se reitera la posición de calificar la medida de liberalizar los precios de las gasolinas como correcta para asegurar la competencia en el sector y ofrecer en el mediano y largo plazo mejores precios y servicio para los consumidores.

Como cualquier medida de esta índole, explica, implica en el corto plazo ajustes que son delicados desde el punto de vista político y de afectación social. No obstante, en aras de la certidumbre y de que en el largo plazo habrá un beneficio económico para la sociedad, el gobierno no debe titubear en aplicar el programa acordado y evitar sucumbir ante presiones de índole política.

Añade que dado el entorno financiero actual, el IMEF revisó a la baja los pronósticos de crecimiento del PIB para el presente año. Esto como resultado del alto nivel de incertidumbre que se vive.

Es así que el Comité Nacional de Estudios Económicos (CNEE) del IMEF disminuyó la media de su expectativa de 1.6 por ciento en enero, a 1.5 por ciento en febrero.

En su análisis económico para el país, reporta que aunque la mayoría de los datos económicos recientes —con excepción del indicador de confianza del consumidor—, parecen indicar que no ha habido ninguna afectación por las políticas que desea instrumentar el nuevo presidente estadounidense, existe abundante evidencia anecdótica de empresas que han congelado o pospuesto nuevos proyectos de inversión, al estar a la espera de que se defina qué es lo que va a ocurrir con la relación bilateral entre ambos países.

Remarca que a pesar de la apreciación significativa del peso frente al dólar desde el 20 de enero —en que tomó posesión el presidente Trump— a la fecha, los inversionistas globales reflejan una percepción aparentemente menos preocupante respecto de México.

Explica que en ese sentido la percepción puede estar fundamentada en que el andamiaje político que lo rodea no lo vaya a permitir o porque se ha dado cuenta de que las cadenas de valor entre ambos países están tan intrínsecamente relacionadas, que dañarlas no sólo afecta a México, sino que afectaría negativamente al país vecino.

En su boletín mensual exponen que el aparente abandono a la imposición de un impuesto sobre las remesas familiares así como el hecho de que la administración de Trump no haya activado el artículo 2205 del TLCAN que le permitiría salir de dicho tratado seis meses después —siendo una indicación de que se desea renegociar, más que salirse—, están disminuyendo la probabilidad de un escenario catastrófico para nuestro país.

Los expertos en finanzas opinan que un tema clave para definir las expectativas es incrementar la confianza y mitigar la incertidumbre.

Agregan que en el IMEF piensan que el proceso de negociación debe manejarse por cauces institucionales (no “tras bambalinas”), encabezado por expertos en negociaciones comerciales internacionales, con transparencia sobre los objetivos a lograr y una constante comunicación sobre los avances del proceso.

Opinan que la fuerte caída que sufrió el indicador de confianza del consumidor en enero refleja primordialmente la desazón de la población con el incremento significativo de los precios de la gasolina en enero y la falta de cumplimiento del estado de derecho cuando se llevaron a cabo los saqueos, más que un desánimo para comprar bienes hacia adelante.