Busca delincuencia organizada acaparar mercado de cigarros populares, con operativos falsos

A través de operativos falsos, hombres vestidos de policías amedrentan a tenderos y destruyen cajetillas de cigarros de marcas que no sean las de una empresa llamada TIH; alegan un operativo de PGR o de Cofepris. Con amenazas, a veces con violencia, incautan y destruyen las cajetillas de marcas supuestamente “no permitidas”.

Desde finales de 2017, integrantes de la delincuencia organizada se hacen pasar por policías ministeriales y han realizado más de 300 operativos en tiendas y misceláneas en varios estados del país para incautar y destruir cigarros de marcas que no sean la mencionada empresa.

Buscan acaparar el mercado de cigarros populares y sacar a la competencia del negocio, por lo que durante los operativos, amenazan a los dueños de las tiendas y a distribuidores de otras marcas con falsos oficios de instituciones como el SAT o Cofepris en los que informan que las marcas distintas de TIH son ilegales y no se pueden vender en el país.

Asimismo existen zonas del país en donde reparten volantes en las tiendas de abarrotes, advirtiendo que sólo se pueden vender las marcas de TIH, e incluso han secuestrado a distribuidores y publicado videos amenazando a otros vendedores, amenazando que quien venda otras marcas corre peligro.

De acuerdo con la publicación, Carlos Cedano Filippini, un agente de PGR ligado al líder delincuencial “El Mencho”, está detrás de empresa de cigarros La tabacalera TIH, es la empresa titular de las marcas registradas en México que hoy son producidas por sus subsidiarias: Braxico Manufacturing y distribuidas por Bradis SA de CV; produce cigarros económicos como “Laredo”, “Botas” o “Económicos”, que cuestan entre 17 y 25 pesos por cajetilla.

Fuente: Milenio