Cada vez más certeza para el proyecto interoceánico