Consejo de la Judicatura no ratificó a magistrada Martha Ramírez

  • Sin embargo, el consejo regula a la Primera Instancia, más no a los magistrados. Habría una violación a la ley.

Miguel Ángel Gómez Ruiz

Nota de opinión

Xalapa, Ver.

En un nuevo acto de barbarie, ahora bajo la complacencia de la presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Veracruz, Isabel Inés Romero Cruz, el Consejo de la Judicatura determinó no ratificar a la magistrada Martha Ramírez Trejo. Es decir, deberá dejar su cargo según sus consideraciones.

La jurista, quien inició como trabajadora administrativa en 1975, ha ocupado varios cargos al interior del Poder Judicial y ahora los integrantes del Consejo, entre ellos Isabel Inés Romero Cruz, decidieron hacerla a un lado.

Sin embargo, hay que indicar que el Consejo de la Judicatura sólo regula y toma determinaciones en la primera instancia, es decir, los jueces, más no en el caso de los magistrados. Para ello debiera ser el pleno.

Lamentablemente, de poco más de un año a la fecha, el Poder Judicial adscribió a 19 magistrados, la mayor parte de ellos sin la preparación suficiente e inclusive, sólo llegaron por el pago de favores, recomendados por el presidente, como fue en el caso de Romero Cruz o el resto, impulsados por el gobernador Cuitláhuac García, su secretario de gobierno Eric Cisneros; el líder de Morena en el Congreso local, Juan Javier Gómez Cazarín y en menor proporción el súper delegado, Manuel Huerta Ladrón de Guevara.

Los ejemplos más claros de que hubo nombramientos de magistrados sin que tuvieran merecimientos fue la expresidente, Sofía Martínez Huerta, además de la actual presidente Isabel Inés Romero Cruz que inclusive, estuvo a punto de ir a la cárcel al violar la Ley de Amparo hace algunos años.

Hubo otros casos, como el de la juez de Poza Rica, Lizbeth Aurelia Jiménez, quien recibió la magistratura gracias a que ordenó prisión preventiva contra dos empresarios veracruzanos que fueron extorsionados y amenazados por la encargada de la Comisión Nacional del Deporte, Ana Gabriela Guevara.

Ahora la guillotina se aplica en contra de la magistrada Martha Ramírez Trejo, de quien los magistrados con más tiempo en el Poder Judicial se expresan muy bien, ya que la consideran muy responsable y honrada.

Inclusive, algunos creen que el gobierno y los diputados continuarán en su lucha por apoderarse del Tribunal Superior de Justicia, ya que hasta ahora colocaron a personas sin merecimientos ni la preparación suficiente para ocupar un cargo tan digno como una magistratura.

Sin embargo, hay otro problema, según comentan empleados del Poder Judicial, debido a que a pesar de que la nueva presidente gusta de ser saludada como si fuera un general –con el saludo militar-, quien da las órdenes en el Congreso local es el representante del Poder Legislativo, Humberto Hernández Reducindo.

El sujeto, con una carrera mediocre, se rige a las órdenes de los diputados Juan Javier Gómez Cazarín y el panista Sergio Hernández, con quien laboró antes de aliarse a Morena. Inclusive, es el responsable de que su partido haya perdido en tribunales algunas leyes por las que votaron los diputados de Morena, como fue el caso de la Reforma Electoral. Los ministros de la Suprema Corte de Justicia la declararon inconstitucional.

“La magistrada Isabel Inés Romero Cruz es un nuevo florero de la Cuarta Transformación. El que da las órdenes allí es Humberto Hernández Reducindo, es el que se cree jefe ahora”.

Un abogado, que declaró bajo condición de anonimato, comentó que la magistrada Martha Ramírez Trejo podría recurrir a un amparo indirecto, para no perder su cargo, sin embargo, temen que la presidente no haga nada: “Ellos se sujetan a Hernández Reducindo, quien a la vez obedece a Juan Javier Gómez Cazarín”.