Continúan las muestras de simpatía a favor de la magistrada Yolanda Castañeda

A través de correos electrónicos y mensajes en redes sociales, abogados y personas de la sociedad en general, de distintas zonas de la entidad, muestran su simpatía con la magistrada Yolanda Cecilia Castañeda Palmeros.

Por el contrario, lamentan que dentro del Tribunal Superior de Justicia de Veracruz continúen las anomalías, sobre todo desde que Sofía Martínez Huerta ocupa la presidencia de ese poder.

Un alumno de la Universidad Cristóbal Colón, en Veracruz, Miguel González, comentó que la magistrada Castañeda Palmeros ha sido tema de conversación en algunas clases y ponencias: “De lo que he escuchado de ella es que comenzó muy joven en los juzgados. Se capacitó en México y el extranjero y posteriormente fue ascendiendo, fue juez y ahora es magistrada”.

El abogado Luis Alemán Chang, quien forma parte de un foro veracruzano de abogados, indicó que el Tribunal Superior de Justicia hubiera estado muy bien representado por la magistrada Castañeda Palmeros: “Su preparación es impresionante y su trayectoria brillante. Hace poco le entregamos un reconocimiento, como veracruzana distinguida y que ha aportado mucho a la entidad a través de su trabajo”.

Y los elogios no paran. Alumnos, conocidos, amigos, familiares y muchas personas continúan destacando la labor de Castañeda Palmeros, que no sólo trabaja en el Poder Judicial desde hace 48 años, sino que nunca dejó de capacitarse.

Fue la alumna de la Universidad Veracruzana con el promedio más alto de su generación. Realizó estudios en California y en la universidad de Girona. Tiene maestrías, doctorados y fue galardonada en 2012 con la medalla al Mérito Judicial, destacándose entre magistrados de todo el país. Ha escrito libros.

Fue juez penal en ocho juzgados y juez civil en otros ocho y fue nombrada magistrada supernumeraria de 1994 a 1998. Posteriormente, por decreto, fue ratificada como magistrada inamovible.

Para todos, inclusive en otras zonas del país, fue sorprendente que Sofía Martínez Huerta, sin preparación y sin haber sido juez siquiera, fuese electa presidenta del TSJEV pese a que las credenciales de Yolanda Cecilia Castañeda Palmeros eran absolutamente superiores.

“Fue como del cielo a lo más pútrido del infierno. Pero no es raro en Veracruz que se elija a cualquier improvisado y sin talento”, comentó el ingeniero Alberto Domínguez, quien ha recurrido al Tribunal Superior de Justicia para resolver algunos asuntos.