Declara Michoacán fin de autodefensas

NAC1226973f59e28da_0

Acompañado del secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, el gobernador Silvano Aureoles declaró este jueves el fin de los grupos de autodefensa en Michoacán.

“A partir de ahora se termina la labor de los llamados grupos de autodefensa. No habrá más grupos civiles armados haciendo labores que solo competen al gobierno”, advirtió el perredista.

“Quienes quieran hacer esta tarea habrán de hacerlo en el marco de la ley y de las instituciones”.

En una ceremonia realizada en el Instituto Estatal de Formación Policial, Aureoles afirmó que hoy se cierra un capítulo y se abre una nueva etapa en la historia de la entidad.

“Estamos dejando atrás el tiempo de la sinrazón y de la violencia para dar paso a un clima de paz y de posibilidades que nos permitan construir un futuro de justicia y desarrollo”, sostuvo.

En el acto estuvieron presentes 792 exautodefensas que recibieron capacitación durante 200 horas en materia de derechos humanos, marco legal y orden.

Además, se les entregaron indemnizaciones de 90 mil pesos a cada uno como se autorizó desde diciembre pasado a un total de mil 600 civiles que durante 2013 y 2014 enfrentaron al crimen organizado.

“Son hombres y mujeres que se vieron obligados a empuñar las armas en defensa de sus familias y su patrimonio”, destacó el mandatario en su discurso.

“Si bien las circunstancias del momento así lo exigieron, ahora se impone el retorno a la institucionalidad y legalidad”.

El próximo 24 de febrero se cumplen tres años de que un grupo de civiles se levantó en armas en Tepalcatepec y La Ruana para combatir al “Cártel de Los Caballeros Templarios”.

El movimiento se extendió a 36 municipios, de 113 que tiene la entidad, obligando la intervención del Gobierno federal a partir de enero de 2015.

La estrategia incluyó tomar control de las áreas de seguridad, procuración de justicia y finanzas de la entidad, así como el nombramiento de un comisionado que coordinara todas las acciones.

Los operativos derivaron en la captura de los principales líderes templarios, de siete alcaldes y del exgobernador interino Jesús Reyna, y más de 150 policías acusados de nexos con los criminales.

En mayo de 2015 inició la llamada institucionalización de los civiles armados, quienes fueron reclutados como policías de la Fuerza Rural.

Otros acabaron presos, como José Manuel Mireles, uno de sus principales cabecillas, acusados de portar armas después de esa fecha.

En el acto de hoy, Cienfuegos entregó algunos de los reconocimientos a los exautodefensas.