Despega de CDMX avión que trasladará a Emilio Lozoya de España a México

El avión que trasladará a Emilio Lozoya Austin de Madrid a México, ya despegó de la capital del país y arribará a la española después de un vuelo de 13 horas y media, con escala técnica en Canadá, informó la Fiscalía General de la República (FGR).

Luego de cumplir los trámites administrativos y migratorios respectivos, el avión regresará a nuestro país con Lozoya Austin, quien es reclamado por las autoridades por los delitos de peculado, lavado de dinero y corrupción.

El exdirector de Pemex viajará acompañado del agregado de FGR en España y Europa, Luis Alejandro Cervantes Vázquez.

La FGR detalló que una vez que despegue de territorio español, los jueces de control serán notificados por el Ministerio Público Federal (MPF) sobre el tiempo estimado en que llegará a la Ciudad de México y cuando será puesto a su disposición.

En la Ciudad de México, Emilio Lozoya será sometido a los protocolos de derechos humanos, establecidos para las personas extraditadas, como parte de sus prerrogativas y, será revisado por un médico de la FGR para acreditar su integridad física.

Cumplidos estos procedimientos, nuevamente se notificará a los jueces de control para que establezcan fecha y hora de las audiencias iniciales.

Lozoya, quien estuvo al frente de Pemex entre 2012 y 2016, aceptó recientemente ser extraditado desde España, donde ha estado detenido desde febrero. El gobierno mexicano realizó en marzo una petición formal de extradición del exfuncionario ante las autoridades del país ibérico.

El exfuncionario, de 45 años, es acusado de asociación delictuosa, cohecho y operaciones con recursos de procedencia ilícita, que involucran a la acerera Altos Hornos de México (AHMSA) y a Odebrecht, envuelta en un escándalo de corrupción por la entrega de millonarios sobornos en gran parte de Latinoamérica.

AHMSA habría realizado transferencias de dinero a una filial fantasma de Odebrecht que, a su vez, hizo llegar los recursos a Lozoya y algunos de sus familiares. 

Las transacciones habrían comenzado días después de que Pemex compró en 2014 una planta de fertilizantes a AHMSA por cerca de 500 millones de dólares cuando estaba valuada en menos del 10% de ese costo.