¿Dónde están?

770QQQL4HmAVJ

Ayer pasando las 16:00, la señora Marlene de la Cruz recibió la noticia que nunca hubieran querido escuchar, sus hijos Abigaíl y Oscar Sánchez de la Cruz habían muerto en la explosión.

Los llantos de doña Marlene de la Cruz son conmovedores y sus gritos erizan la piel de decenas de testigos.

¿Por qué Dios mío, por qué me quitastes a mis hijos?, llévame a mi también contigo– dice esa mujer de piel morena, robusta que es sostenida por dos familiares para que no caiga.

La mujer se ha refugiado en los bajos de la caja seca de un trailer estacionado sobre la avenida 5 en la Zona Industrial, frente a la portada del Complejo Pajaritos.

Ahí aguarda noticias para saber de sus hijos Abigail y Oscar Sánchez de la Cruz quienes laboraban en una de las compañías contratistas que laboraban en el interior de la Planta de Clorados III cuando sobrevino el accidente y de quien no tiene noticias de su paradero.

–No sabemos en dónde están los muchachos, salieron a trabajar el miércoles y no sabemos nada de ellos, ya los buscamos en el Seguro Social, Pemex, Hospital y nadie sabe darnos razón de su paradero– dice otra mujer, familiar de doña Marlene que trata de darle ánimos a la señora para que resista y no decaiga.

Las horas pasan y el dolor de doña Marlene y su familia aumenta. Los minutos se hacen horas y las horas una eternidad. La familia ha llegado desde muy temprano a la glorieta en donde confluyen las avenidas 4 y 5 de la Zona Industrial, para tener noticias de su familia y conforme transcurren las horas, la angustia se vuelve desesperación.

Pasando las 16:00, la familia recibe la noticia que no nunca hubieran querido recibir. Han identificado los cuerpos de los hermanos Abigaíl y Oscar Sánchez de la Cruz,
Un familiar cercano que pasó en el grupo de familiares de trabajadores desaparecidos, logró reconocer los cuerpos de los hermanos y al salir se los comunicó a sus padres que quizá ya presentían la fatalidad.

Entonces doña Marlene rompe en llanto y no se resigna a creer que sus hijos hayan perdido la vida en el accidente de la Planta de Clorados III el pasado miércoles.

–Por que Dios mío por qué?, ¿Por qué me los quitastes así? ¿Devuélveme a mis hijos o llévame a mi también señor, por qué a ellos, por qué?.. se pregunta una y otra vez la atribulada madre quien trata de ser controlada por sus familiares que la acompañan desde el primer momento de la tragedia.

Abigaíl y su hermano Oscar Sánchez de la Cruz, junto con el cuñado de este de nombre Ulises Rocha Romero laboraban en la empresa Pery Partner dedicada a la colocación de andamios en el Complejo y el día de la explosión se encontraban colocando andamios a una altura aproximada de 10 metros cuando sobrevino el accidente y ya no pudieron ponerse a salvo, pues además estaban sujetados del arnés de seguridad.

A más de 24 horas de la explosión en la planta Clorados III, en el complejo Pajaritos, el director de Petróleos Mexicanos (Pemex) José Antonio González Anaya confirmó la muerte de 24 trabajadores, 136 lesionados de los cuales, 19 están hospitalizados y de estos, 13 se encuentran graves.

De los 24 fallecidos, 12 han sido identificados por sus familiares, y 8 entregados.

El director de la empresa petrolera, añadió que la planta de Clorados III, tardará un año en entrar en operaciones, debido a que el daño en la infraestructura fue grave.

El coordinador nacional de Protección Civil Luis Felipe Puente, detalló que la alerta para la población se ha levantado para la población, y los habitantes podrán hacer su vida normal.

Las investigaciones se realizarán hasta las últimas consecuencias para determinar las causas del siniestro mortal y se indeminizaran a los deudos.

por la mañana

José Antonio González Anaya y Luis Felipe Puente, por la mañana, recorrieron la zona de la explosión, dialogaron y atendieron a los familiares de los trabajadores desaparecidos y los que fallecieron; en este recorrido estuvo también el director de la empresa Mexichem, Antonio Carrillo.

Una noche antes, los mismos funcionarios acudieron a la zona donde se registró la explosión.

NO HAY RIESGO
DE FUGA

La Secretaría de Protección Civil (PC) informó que no existe nueva fuga de químicos en el Complejo Petroquímico Pajaritos, en Coatzacoalcos, pero se realiza la quema controlada del remanente de materiales y, al cambiar el viento de dirección, se llevó a cabo el desalojo de personas para evitar que hubiera intoxicaciones.

En un comunicado de prensa, la dependencia informó que luego de las diversas reuniones de trabajo con autoridades de los tres niveles de gobierno, así como las conferencias de prensa para dar a conocer a la población de la situación, se efectuó un recorrido por las instalaciones donde se presentó la explosión la tarde del miércoles.

Fueron revisadas las zonas afectadas y se verificó que aún hay una instalación donde se realizan trabajos de enfriamiento, la cual puede colapsarse.

Protección Civil subrayó que es totalmente falso que se esté realizando una evacuación en la ciudad de Coatzacoalcos por existir algún tipo de riesgo, pues de inmediato se ha prestado auxilio a la ciudadanía; por ello, para evitar estos tipos de rumores, la población debe informarse.

En una nueva reunión de trabajo, la mañana de este jueves, se recalcó que existe total coordinación entre las autoridades de los tres niveles de gobierno para continuar brindando atención en el Complejo Petroquímico.

Se continúan efectuando trabajos al interior del área del accidente, que se encuentra acordonada por seguridad, pero no representa riesgo.

PIDE SS ACATAR MEDIDAS

A pesar de la disipación de la nube tóxica generada por la explosión en el Complejo Petroquímico Pajaritos, la Secretaría de Salud (SS) recomienda a los habitantes de Coatzacoalcos y la región no abandonar las medidas preventivas para preservar su salud.

La dependencia sugiere el uso de ropa de manga larga, gorra o sombrero y cubrebocas, principalmente para quienes viven y transitan dentro de un radio de 10 kilómetros al punto del incidente. Las secretarías de Salud federal y estatal trabajan de manera coordinada con Petróleos Mexicanos para que garantizar la atención médica a las personas que resultaron lesionadas.