El día en el que el Carnaval de Veracruz cambió por completo

Nota de redacción

Mucho habrá que reflexionar sobre si es conveniente que el Carnaval de Veracruz –la fiesta de la carne- se celebre en estas fechas (julio) y más aún, si el propio comité organizador no guarda orden en ciertos puntos tanto en la preparación como en el desarrollo del festejo.

Y es que uno de los problemas que se vivió desde el principio fue sobre las aspirantes que contenderían para ser la reina del festejo.

Ya era sabido que una youtuber con pretensión de influencer, Yeri Múa, tenía proyectado ser la reina, muy a pesar de que iría a la competencia muy por encima de las que fuesen sus adversarias. Inclusive, con la mano en la cintura, domó a los integrantes del comité e impuso a su novio, apodado “Paponas” para que fuese candidato y rey.

La mujer, con más de cuatro millones de seguidores en internet y que se hizo famosa con videos sobre diversos temas, arremetió en varias ocasiones contra el gobierno, el comité y hasta contra sus adversarias.

En la misma elección de la reina, de acuerdo a testigos, la propia Yeri Múa y sus seguidores bloquearon a sus adversarias para evitar que pudiesen depositar dinero en las urnas correspondientes, muy a pesar que ella ya había dispuesto de poco menos de dos millones de pesos para ganar, sin contar lo que aportó a favor de su novio. De la procedencia de los recursos nadie comentó nada y no hubo siquiera, un cuestionamiento de parte del comité, bajo el mando del “Pollo” Pérez Fraga.

La influencer decidió no participar en algunos papakis ni tampoco en los desfiles posteriores a su triunfo. Inclusive, el comité no tomó en cuenta que ella tiene un control amplio sobre su base de seguidores y que en algún momento se pudo poner en riesgo al resto de los participantes si emitía algún descontento.

La mañana del domingo, tras el primer desfile del carnaval en el que la reina y su pareja encabezaron el desfile en un carro alegórico en el que no se permitió participar al resto de las princesas, ella declaró que sus amigos y conocidos habían sufrido un robo de sus pertenencias.

Además, acusó al comité organizador de no disponer de más elementos de seguridad –con todo y que para ella se dispuso de hasta 40 personas de seguridad privada, además de policías y elementos de la Marina- para cuidar a los asistentes.

Cabría señalar que el carnaval de Veracruz es para veracruzanos y visitantes, no para una sola persona.

En años anteriores, cada año dos o tres jovencitas de sociedad, eran presentadas y registradas como candidatas al festejo. Eran de buenas familias y ellas, familiares y amigos disponían del tiempo suficiente para hacer campaña y así, lograr recursos para ganar la corona.

Todo ha cambiado, sin embargo, si los comités futuros se descuidan, volverá a pasar esto y todo porque accedieron a presiones y medidas populacheras, sin imaginar que en algún momento todo se podría salir de control.

Finalmente, el Carnaval de Veracruz es programado de acuerdo a los festejos religiosos. Tras su clausura, inician los 40 días de ayuno y posteriormente, se celebra la Semana Santa. Hasta eso cambió n 2022.