Espera colectivo que con detención de ex jefe policiaco se localicen a desaparecidos

La detención de Jesús Alberto Hernández Domínguez, ex jefe policiaco de la Dirección de Operaciones de la Secretaría de Seguridad en Coatzacoalcos y Tuxpan desde del 2014 y hasta el 2017, podría ser la pista que desentrañe decenas de desapariciones forzadas en la región sur.

Belem González Medrano, madre del joven e integrante del colectivo de Madres en Búsqueda de Desaparecidos, afirma que los operativos de blindaje Coatzacoalcos que implementó como estrategia de seguridad el entonces gobernador Javier Duarte derivó en al menos 30 desapariciones de jóvenes.

“Esperamos saber dónde están, qué hicieron con ellos, es una esperanza que todos tenemos de saber y que esta gente diga por qué, dónde están, dónde los llevaron.”

“Esperamos que hagan un trabajo bien, como es debido, para que puedan llegar a establecer una sentencia con todo el peso sobre estas personas.”

En septiembre del 2015, un comando armado – que sospecha pertenece a la policía-, arribó a un taller mecánico y se llevó a cuatro personas: Odilo Ramírez Reyes, Omar Shamed Brenden González, Rosendo Vázquez Peña y Uriel Gutiérrez Gorra.

Entre 2014 y 2016 fue delegado de la región II en la zona sur, y en julio del 2016 fue designado como titular de la subdirección operativa de la zona norte, según notas periodísticas fue asignado al nuevo cargo operativo por buenos resultados.

Hasta enero del 2017, aparecía en el directorio oficial de la Secretaría de Seguridad Pública a cargo de Jaime Tellez Marie como subdirector de operación de la zona norte con base en Tuxpan.

Pero apenas el 3 de mayo pasado, notas de prensa señalan que fue detenido junto a un a m mujer, cuando fueron sorprendidos robando en las viviendas del fraccionamiento Los Caguamos en Xalapa.

Jesús Alberto Hernández Domínguez, era una de las personas de confianza del ex Secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita, hoy preso en Pacho Viejo por tráfico de influencias y desaparición forzada.

De acuerdo al boletín de prensa de la Fiscalía General del Estado, el ex mando policiaco fue detenido de forma simultanea junto a ocho ex policías, acusados de estar involucrados en la desaparición de Víctor Manuel Morales Antonio desaparecido en julio del 2014 en Oteapan.

José Alberto entonces entonces Delegado de la Secretaría de Seguridad Pública en Coatzacoalcos, junto con elementos policiacos bajo su mando, realizaron un operativo en Oteapan donde privaron de la libertad a Víctor Manuel , de oficio vendedor de tamales, cuando se encontraba en un lavado de autos del municipio de Chinameca, desde entonces de desconoce su paradero.

Testimonio señalan que fue trasladado hasta la base de la Policía Estatal ubicada en Coatzacoalcos, donde fue torturado. Posteriormente, al siguiente día, habría sido trasladado hasta la Academia de Policía de El Lencero y entregado a miembros de la Fuerza Especial de la Secretaría de Seguridad Pública, conocidos como Los Fieles.

Pero estos casos no son los únicos donde estaría vinculado el ex mando policiaco, días después de la desaparición de Víctor Manuel Morales, otras cuatro personas desaparecieron en Oteapan se trata de: Felipe Martínez Martínez y esposa Guillermina Pérez, Roberto Toto Bustamante y Otoniel Morales Morales Martínez.

De estos casos hay testigos y testimonios de que fueron patrullas de la Fuerza Civil quienes los detuvieron, pero las declaraciones en carpetas de investigación no fueron tomadas como líneas para investigar los casos.

Un año después en mayo del 2015, un comando de policías estatales hicieron un operativo policiaco en las colonias Villa del Sur y Paraíso, levantando a José Manuel Cruz Pérez, Jhonit Enríquez Orozco, Héctor Manuel Facundo Ramos, Eliaquín Alvarado Villafuerte y Roberto Gallegos Osorio.

En septiembre de ese mismo año, al menos otros 11 jóvenes desaparecieron tras operativos de la policía estatal, uno de ellos fue Jacob Jiménez González, quien salió de su casa rumbo al trabajo y no regresó.

En mayo del 2016, el abogado Jorge Álvarez Javier desapareció luego de que de ser sustraído violentamente por un comando en la colonia Tierra y Libertad de Coatzacoalcos, días después su cuerpo fue hallado en una casa de seguridad entre delincuentes pertenecientes a una célula de secuestradores.

Las familias tienen sospechas de que la Fuerza Civil, “sembró” el cuerpo en el lugar del enfrentamiento para fingir que era delincuente.Este día el colectivo y familias se manifestaron en el Cereso Duport Ostión para pedir a la Fiscalía hacer un trabajo eficiente para que las familias puedan accesar a una buena sentencia de los delincuentes y puedan saber la verdad

La esperanza de las familias es que la detección de estos nueve policías pueda dar luz sobre qué pasó con sus familiares y donde pueden estar los cuerpos “Saber porque, dónde los dejaron”.

 

Fuente y Foto:AVC/JAC