domingo , septiembre 19 2021

FRIDA FUE OPERADA EN EL IMSS DE JÁLTIPAN Y HOY SONRÍE

La peque Frida tiene cuatro años y hoy finalmente sonríe, la malformación congénita de su boquita fue operada por los médicos del Instituto Mexicano del Seguro Social. Su mamá, Nicolasa vio concretada su ilusión, pues la falta de recursos económicos truncaba la cirugía.

El efecto congénito que ocasionaba que la boca de la pequeña tuviera un tamaño mayor de lo normal, impidiéndole hablar y comer, sin embargo los efectos colaterales como pérdida de visión y auditiva se seguirá tratando a fin de que su crecimiento continúe sin problemas.

Originarias de Loma Bonita, Oaxaca, Frida y Nicolasa llegaron al Hospital IMSS Prospera de Jáltipan con el firme objetivo de que la niña fuera operada, al valorarla los médicos especialistas de Encuentro Médico Quirúrgico de Cirugías Plásticas la catalogaron como candidata a cirugía.

“Aproveché esta oportunidad para operar a mi niña, ella nació con su labio abierto de lado, esto provocaba que no hablara bien; se le salía la comida o su agüita. La gente siempre me preguntaba el porqué de problema, a mí sólo me provocaba tristeza y coraje”, recuerda su joven madre.

Ahora al ver a Frida se siente contenta y tranquila al ver la sonrisa de la niña, dijo no tener palabras para agradecer el buen trabajo que el IMSS y sus médicos realizaron, “ojalá y sigan haciendo esto, hay mucha gente que lo necesita, pues no hay forma de pagar esa cirugía”.

En tanto, el jefe de cirugía plástica maxilofacial de la Unidad Médica de Alta Especialidad del Occidente, Humberto Orlando Aguirre Camacho, quien estuvo al frente de la cirugía, explicó que la niña tenía hendiduras faciales, la boca la tenía más amplia hacia el lado derecho y grande equivalente a una y media del tamaño normal.

“Este tipo de hendiduras provoca problemas psicológicos en la población, ya que ellos tienden a esconderse para evitar burlas y que sean marcados socialmente por padecer un problema, la familia los esconde, aísla, se vuelven niños introvertidos, no quieren ir a la escuela y se pierden la posibilidad de desarrollarse como niños normales, estudiar y tener una profesión.

Con la cirugía, ya podrá besar, hablar, sonreír con movimientos naturales, recobró la fisonomía de su cara.