Habitantes de zona rural temen que camino vuelva a cortarse y quedar incomunicados

camino.lorenzo martinez carrillo

De volverse a cortar el camino interejidal que comunica a las comunidades Guillermo Prieto y Francisco Villa, y que da salida a miles de habitantes, la vida de personas está en riesgo, aseguró uno de los vecinos del ejido Francisco Villa, Lorenzo Martínez Carrillo, quien dijo que él vivió la peor pesadilla en el 2013, cuando la carretera sufrió un deslave que los dejó incomunicado, y no pudo sacar a su hija enferma para llevarla a un hospital.

Martínez Carrillo, dijo que aún recuerda con profunda tristeza e impotencia, lo que le ocurrió aquel 27 de octubre del año 2013, cuando las fuertes lluvias que azotaron la región, provocó un gran deslave en el camino interejidal en el tramo Guillermo Prieto-Francisco Villa, dejándolos incomunicados.

Aseguró que ese día su hija se enfermó y era urgente llevarla a una clínica para su atención médica, pero no había paso, la carretera estaba destrozada por el fuerte deslave, debido a que fue construida por el Gobierno del Estado, pero no tomaron en cuenta la zona de deslaves.

Y la salida más cerca para poder salir, es precisamente a través de esa vía, hacia la Villa de Allende, porque hacerlo por el ejido Las Palomas y luego tomar la carretera federal, les queda sumamente lejos y no hay servicio de transporte por ese lugar.

Ante esta situación, dijo que tras la reparación que hicieron del camino en el mes de febrero, faltó nuevamente el muro de contención, para evitar el deslave, y ya el asfalto ya comenzó a sufrir los estragos, por lo que de volverse a cortar la única vía que tienen, pondrá nuevamente en riesgo la vida de las familias de las comunidades, como Francisco Villa, Manuel Almanza y la Esperanza.

Además de que dejaría sin clases a los estudiantes de esas comunidades, pues los maestros no pueden pasar con el camino cortado, pues la afectación es en un tramo de más de 50 metros, y prefieren regresarse.