Juan Javier Gómez Cazarín abusa del poder para imponer a su padre en Hueyapan

Miguel Ángel Gómez Ruiz

El diputado local Juan Javier Gómez Cazarin continúa con sus esfuerzos de imponer a su padre, Juan Gómez Martínez, como candidato a la alcaldía de Hueyapan de Ocampo.

No en balde, el legislador ha enfocado sus esfuerzos en lograr su cometido. Destina recursos y despensas para favorecer a su padre, aunque no realiza la entrega en todas las zonas de Hueyapan, pues hay muchas zonas en las que no es bien recibido.

Gómez Cazarín, quien siendo un vendedor de autos usados en la región fue denunciado por una mujer por robarle un vehículo que ella intentó devolver al lote de autos, se considera ahora un hombre con mucho poder en la región, lo que le valió amenazar a algunas personas, entre ellas, un reportero.

Ahora, está dedicado en cuerpo y alma a imponer a su padre como candidato, pese a que en la región dan por hecho que su adversario será Gaspar Gómez Jiménez, que ha sido dos veces presidente municipal y que en los últimos meses ha apoyado a la población con distintos esfuerzos.

Lo lamentable es que Juan Javier Gómez Cazarín no gaste sus propios recursos, sino que destina recursos del Congreso local para impulsar a su padre, sin embargo, quienes están cerca de él aseguran que el diputado es quien quiere dirigir los destinos de Hueyapan de Ocampo.

A diferencia de él, Gómez Jiménez, que encabezaría la alianza PRI, PAN y PRD se ha acercado a la población y se ha mantenido ajeno a los pleitos que organiza el diputado por el partido Morena.

Una mujer, Estela (*) que vive en esta capital pero que es nativa de Hueyapan de Ocampo, dijo que en una elección entre el padre de Gómez Cazarín y Gaspar Gómez Jiménez se inclinaría por éste último: “Gaspar ha hecho un buen trabajo. No hay dinero suficiente, pero a veces él mismo ponía de su dinero para hacer alguna obra. Se quita lo que tiene para hacer algo por los demás”, añadió. Del adversario prefirió no opinar.