La Casa Rosada

1465772

Cuando en 1929, el empresario sir Patryck Ohey proyectó la casa de cantera rosa en la esquina de Paseo de la Reforma y Río Elba, el paisaje era diametralmente distinto al que se encuentra hoy en ese punto de la ciudad.

CIUDAD DE MÉXICO.

Cuando en 1929, el empresario sir Patryck Ohey proyectó la casa de cantera rosa en la esquina de Paseo de la Reforma y Río Elba, el paisaje era diametralmente distinto al que se encuentra hoy en ese punto de la ciudad.

La casa que a lo largo de su vida tuvo periodos de intensa actividad y de abandono, ahora es rodeada por los edificios más altos de México.

La estructura de cantera rosa se ha visto empequeñecida cuando se le compara con las obras vecinos. Sin embargo, es de los pocos vestigios de la grandeza arquitectónicaque que tuvo Reforma en su época de esplendor, tras la Revolución Mexicana.

De acuerdo con los constructores de la Torre Reforma, edificio levantado al lado de la casa rosada, de estilo ecléctico, se habilitará un área de cafetería y librería para devolver su utilidad pública a este inmueble.

A unos metros de la parte trasera de la casa hay un disipador de ondas sísmicas de la Torre Reforma, único en su tipo en Latinoamérica.

Hoy la casa rosada, que no alcanza los diez metros de altura, está rodeada por la Torre Mayor, de 225 metros de altura. Por la de Reforma, con 244 metros de elevación y construida al lado de la casa.

UN HITO

La casa marcó un hito en la historia de la construción en México al ser montada sobre una plataforma para retirarla de su posición inicial hacia un extremo del terreno, mientras se realizaban las excavaciones, para luego ser reinstalada en su emplazamiento original.

Roberto Meli, en entrevista con Excélsior dijo que la casa rosada fue trasladada a 18 metros de distancia.

Su uso fue por mucho tiempo residencial, luego funcionó como restaurante del exbanquero Ángel Isidoro Rodríguez, El Divino, y su última utilidad fue de club nocturno con el nombre de Living.

El despacho LBR Arquitectos explicó que la casa rosada fue incorporada al proyecto de la Torre Reforma, de 57 niveles y 244 metros de altura, que lo convierten en el edificio más alto de México.

“Su arquitectura hace que el inmueble tenga un importante valor cultural dentro del contexto urbano de la zona

“Desde la conceptualización del proyecto consideramos conveniente incorporarla en su totalidad a esta obra”, destaca un dossier informativo de Torre Reforma.

El proyecto inicial del rascacielos tiene previsto convertir la casa en  galería de arte. librería y cafetería. El inmueble de casi 90 años de antigüedad está integrado a una plazoleta que dará acceso al lobby de esa torre.