sábado , septiembre 25 2021

La segunda de Radio hit

Martín Vázquez Cabrera

INDIGNOS, COMO indignos que han vivido… como indignos que caminan y que como “indignos que serán recordados”. AHORA QUE EN DOS MESES y medio se finiquete la historia incipiente de la actual comuna porteña, es deber señalar a quienes que, con su obscuro pasado y su triste figura se “erigieron” como los máximos traidores no sólo del priismo que los engendro, sino esa traición a la sociedad porteña que los remitió en boletas electorales.

“RATONES DE RATONERAS”, vinculados a lo peorcito que parió el priismo montielista y gobernadores priistas, hoy caídos en desgracia.

Felipe Rodríguez Gallegos y Oliver Damas de los Santos… DOS CRIATURAS SALIDAS de la misma caverna, que terminaron enlistados, sometidos y finalmente, entregados sin ningún escrúpulo moral al morenismo rampante.

NADIE COMO ESTOS DOS personajes que no solamente hicieron el trabajo sucio durante este cuatrienio incluyendo su “glamorosa participación” en el pasado proceso electoral del 6 de junio por órdenes de dos entes también de la misma calaña Marcelo Montiel Montiel y Joaquín caballero Rosiñol.

FORMADOS TODOS DEL MISMO BARRO, Felipe Rodríguez gallegos, regidor octavo, de este solo quedará “el escupitajo”, en el provecho periodístico que demostró la terrible ambición de un personaje, que por cierto, comulga todos los lunes frente al nazareno católico, para ver si le sigue haciendo “milagros” como el de haberse hinchado de dinero en la atroz actuación del personaje “Guasón” incólume de la saliente administración morenista. Felipe Rodríguez Gallegos, personaje de ruindades y sombras, hoy oculto detrás del Partido Verde ecologista, que por cierto su hermano, Víctor Rodríguez le compró como regalo de impunidad.

OLIVER DAMAS DE LOS SANTOS, regidor sexto, se convirtió en la criatura perfecta en la ruin figura deletreada del tristemente célebre, Joaquín Caballero Rosiñol.

Más sometido que el único mundo que conoció desde sus tiempos porriles… Más entregado que una maldición bien preparada, del tal Oliver Damas sólo quedará esa “temporada de zopilotes” donde excretó todas las traiciones e indignidades, su máxima graduación en esta saliente comuna.

OLIVER DAMAS DE LOS SANTOS… virtud de un cínico e inmoral personaje que emergió desde los pasillos más sombríos y viles como para no ser nunca, ejemplo de nada que transforma al servidor público en un engendro con poder.