“Le pegaron el tiro de gracia a mi niña”, narra doña Genoveva, familiar de muertos en Atzalan

“Yo, mi niña de 5 años y la finadita, nos tiramos al piso.  Me dice abuelita ya abrieron la puerta , se levanta, pero estaban tirando de afuera, y le pegan en su cabeza”, cuenta Genoveva, esposa de Berllarmino y abuela de María Magdalena, de once años, los dos muertos durante el operativo de elementos de la policía de Seguridad Pública en la comunidad de Tepetzintla.

“Yo lo siento mucho porque mi niña de 11 años, ¿ ella qué debía?, le dieron como si fuera una delincuente.” narra Genoveva y señala un punto entre el ojo izquierdo y su ceja, ella cree que eso es un tiro gracia.

Todo empezó cerca de la 1:30  de la madruga del jueves pasado, cuando en algunas casas se escucharon los primeros ruidos. En la casa de Berllarmino ex agente municipal, tesorero del patronato de la Iglesia y gestor de Sembrando Vida, había cuatro personas. Su esposa Genoveva, y dos  niñas.

Sus dos nietas y su esposo dormían, cuando escuchó ruidos afuera e intentaron abrir la puerta de su casa.

Berllarmino preguntó en tres ocasiones quién era, pero nadie respondió. Empuñó las dos armas que tenía para cacería y disparó de la intrusión de personas desconocidas, recuerda Genoveva mientras le toca despedirlo junto a su nieta de 11 años en el panteón de la región.

La balacera empezó y ella y sus nietas se refugiaron en la tienda con la cabeza en el suelo, mientras que escuchaban las detonaciones de las armas y la mercancía de la tienda caía sobre ellas.

Durante varios minutos Bellarmino logró evitar que ingresaran, pero finalmente cedió ante la muerte y los sujetos entraron.

“Metiero un girón, chisparon el palo de la puerta y se abrió. Entrando dijo uno,  este güey ya está muerto, era mi esposo y  se van para allá, y dicen la niña también, y me levantan, estaban vestidos de policías, llevaban el casco en la mano”, recuerda Genoveva.

Elementos de la Secretaría de Seguridad Pública entraron a la casa, sacaron a Genoveva y saquearon todo lo que había en ella, incluido el recursos que acababan de recibir del programa Sembrando Vida.  A ella la pasearon en patrullas de la Policía sin recibir atención médica durante horas y horas.

 “Antes de que me sacaran a mi de la casa no habían desaparecido nada, no me habían saqueado la casa (…) papeles, dinero, nos acababan de dar el apoyo de Sembrando Vida”, cuenta Genoveva.

El operativo desató una movilización en las principales calles del pueblo. Los policías entraron a las casas y los apuntaron con las armas, según los testimonios de los habitante.

Fuente y foto: AVC/eap