Lilia Vázquez, envuelta en otro escándalo

295322_51x

Otro escándalo más envuelve la vida de la empresaria Lilia Vázquez, dueña de Grúas Vázquez, ahora es la principal sospechosa de haber pagado a cuatro sujetos para que asesinaran a una mujer que fue atacada a balazos en octubre pasado, dentro de un restaurante en Cosoleacaque.
La víctima se llamaba Elizabeth Pacheco Reyes, de 33 años, fue baleada el 25 de octubre de 2015 en un restaurante de mariscos llamado La Perla del Caribe.
PROCESO PENAL
Por este feminicidio están vinculados a proceso tres sujetos, Manuel Gutiérrez Gómez, El Colorado, Brian Patraca García, (a) Adrián; además de Isaías Leyva Martínez, (a) El Chiquis, en base a sus declaraciones, que sale la línea de investigación contra la empresaria, pues ellos indicaron que mataron a la mujer por encargo.
Dentro del proceso 75/2015, en el Juzgado Tercero de Primera Instancia, al menos dos de ellos reconocen que conocían a Lilia Vázquez, pues habían trabajado en un corralón de Mapachapa.
Además, que les pagó 250 mil pesos por matar a la mujer de la marisquería, ya que la empresaria tenía despecho contra ella, pues sostenía una relación sentimental con su ex esposo, de nombre Pablo Vázquez.
LE NIEGAN ORDEN DE APREHENSIÓN
Con los elementos mencionados, la Fiscalía solicitó orden de aprehensión contra Lilia Vázquez, sin embargo, le fue negada.
El juez Héctor Espinoza Espino concluyó que no hay elementos suficientes dentro de las investigaciones para pedir la detención de la dueña de Grúas Vázquez.
“Este juzgador llega a la conclusión de que las pruebas aquí analizadas son insuficientes para poder sostener que la indicada tuvo algún tipo de participación en la privación de la vida de Elizabeth Pacheco Reyes “, determinó Espinoza Espino.
APELAN DECISIÓN
Trascendió que esta decisión, ya fue apelada por las autoridades veracruzanas, además, la familia de la finada está haciendo todo lo posible para que haya justicia para Elizabeth Pacheco Reyes.
Desde 2014, la empresaria ha estado envuelta en escándalos, desde la cancelación temporal de su negocio de grúas por parte de la Profeco, ante las constantes denuncias de abusos, y porque en marzo de 2014, el corralón fue atacado a balazos.