LOS TOCABLES

Las Fábulas de AMLOTOPÍA
Los Tocables

Por Héctor Guerrero

“Y así cubro mi villanía con algunos trozos sueltos tomados de los libros sagrados y parezco un santo cuando represento a un demonio”.
Ricardo III, Shakespeare.
En AMLOTOPÍA, lugar donde la cuarta transformación ha echado raíces y está floreciendo el bienestar y el progreso a todos sus habitantes.
El ganso mayor, monarca absoluto, dice que en AMLOTOPÍA la gente es feliz, feliz, feliz, donde imperan los abrazos, no los balazos, donde la gansología los guía a todos como borregos (perdón), como una luz al final del túnel.

De igual forma, la Corte del Ganso se encargan de proteger a los habitantes de cualquier indicio de amenaza nacional o internacional, incluso existen cantares y mitologías de monarcas que lo precedieron, donde esa tierra santa que hoy gobierna (bendito sea el ganso) era peor que una coladera de rastro.

Y con grandes cuentos e historias, AMLOTOPÍA es lo que a los AVATARES es “Pandora” y si no, leamos juntos las fábulas del Ganso, donde nos cuentan de las amenazas a las que sus habitantes están expuestos, así como las grandes cualidades de humanista y estadista que grazna orgulloso el Ganso, Monarca supremo de AMLOTOPÍA.

I Golpe de Estado
Una de las amenazas más grandes que le puede ocurrir a la sociedad perfecta es que “algo” o “Alguien” intenten derrocar, de forma repentina, el mandato del buen Ganso primero, por lo que en días recientes, el tema se puso en la agenda nacional desde tiempos de un tal Echeverría.

Todos los gansitos y borreguitos que habitan en AMLOTOPÍA, tienen miedo de que algo suceda, que la mafia del poder acabe con su vida perfecta, con las comodidades de la rutina cotidiana, la seguridad de lo familiar y la tranquilidad de la repetición, como cada mañana, como cada año, los últimos 20.

Mientras su Gansa alteza, siga siendo el comandante en jefe de las fuerzas armadas, nada pasará, la democracia y el pueblo, son siempre respetados, su alteza es ganso… no pato.
(Golpe de estado y a la democracia, lo que sucedió en Baja California)

II Abrazos, no balazos
No podría ser de otra forma, gansos, patos, cerdos, vacas y borregos, viven felices en la granja de AMLOTOPÍA, pues no existe la violencia , pues las consignas de “abrazos y no balazos” se volvió política pública y para seguir con la granja “feliz, feliz, feliz”, se les ha advertido a las ratas, ratones, coyotes y gavilanes, que serán acusados con sus mamás y sus abuelitas si se siguen portando mal.

Con esto los gansos, las gallinas, los cerdos y sobre todo los borregos, viven en santa paz y armonía, inundados por el manto vinotinto de la cuarta transformación y la implacable autoridad de las abnegadas madres que lograron disuadir a coyotes, ratas y gavilanes.

Atrás quedaron la barbarie y las cruentas masacres que hacían los anteriores dueños de la granja, porque eso si, todo es culpa de los dueños anteriores, nuestro rey Ganso no es avestruz, da la cara y defiende a todos sus borreguitos, incluida su corte. Hoy todo es felicidad y lo que no es felicidad es por culpa de los anteriores granjeros malos.

¡En AMLOTOPÍA los buenos ganan, los malos pierden y la gansología prevalecerá”.
(La violencia en México es sin precedentes, más de 30 mil muertos en el primer año de gobierno y 15 masacres de civiles que hoy siguen impunes, el día de hoy no existe una estrategia definida para el combate a la violencia y mienten de forma flagrante. Y quizá ese sea el error , exhibir las mentiras de un secretario que está ya viviendo horas extras en el cargo, en vez de denunciar su incapacidad para manejar una crisis de comunicación. Seguimos sin saber del todo lo que pasó en Culiacán).

III Economía
Como Jesús, el Cristo, Ganso I, (sí, porque siempre sus enseñanzas están basadas en él, incluso se compara) durante 20 años, sabía cómo terminar con los problemas de este país, uno de ellos es sin duda el de la economía, pues a la “patita” con canasta y con rebozo de bolita, ya no le alcanzaba para ir al mercado por culpa de los neoliberales, otra de las amenazas constantes hacia el buen pueblo de AMLOTOPÍA, por esa razón y por decreto, la prosperidad se huele en la atmósfera, se siente en el ambiente, en las mesas repletas de comida, ya no hay quien se truene los dedos, pues la prosperidad es para todos, primero los pobres como a la patita, quien nunca más juntará centavitos, para darle de comer a sus patitos. Ni se enojará de lo caro que está todo en el mercado.

Y si, los patitos tiene escuelas de tiempo completo para que la patita se vaya a trabajar y por si fuera poco, el gran Ganso, regala dinero, solo a cambio de creer, de confiar, pues es ganso, ni que fuera zopilote.

(La economía estancada 0.0 de crecimiento, baja en la actividad turística, miento, está atravesando por un bache con indicadores a la baja que no se veían desde 2009, además de la clausura de las estancias infantiles, escasez de medicamentos… Recesión a la vista, anunciada por el propio Secretario de Hacienda y si no pregunten a estos 6 estados de la república que llevan en recesión desde los primeros dos trimestres del año y con este tres: Tabasco, -10.5 por ciento; Zacatecas, -3.6 por ciento; Chiapas, -2.7 por ciento; Campeche, -2.5 por ciento, Oaxaca, -2.0 por ciento; Estado de México, -2.0 por ciento y Michoacán, -0.9 por ciento).

Para no aburrirlos más, dejaremos por hoy las fábulas de AMLOTOPÍA, eso no quiere decir que existan grandes historias como: “Los perros y su bozal” (ataques a la prensa que no es militante), También tenemos “Cárcel a los Coyotes” (Barttlet, Napoleón, etc.), “Las granjas de “bots” (cortinas de humo para desviar la atención de la ineficacia de su gabinete de seguridad).

Ya en el México real, al presidente se le ve cada vez más molesto y más irritado en las mañaneras, quizá porque mientras la tendencia de popularidad presidencial comienza a mostrar signos a la baja, ubicado ya en los 60 puntos y en algunos estudios más cerca de los 50 que de los 60 y como no va a ser así, si mientras el país está en una verdadera crisis de seguridad y a punto de la recesión, a nadie debería sorprender ahora que el ejecutivo se reúna con un pitcher.

¿Se acuerdan dónde estaba durante el terremoto de 2017? O cuando estalló la crisis en Culiacán ¿Dónde prefirió estar?, y en los recientes hechos lamentables ocurridos a la familia LeBarón ¿Cuánto tiempo tardó la ayuda? ¿Cuánto tardó su carnal Marcelo en apersonarse en el lugar de la tragedia?
Con tanto caos, alguien hará algo estúpido, y cuando lo hagan, las cosas se pondrán peor, porque si, sí pueden estar peor.

Así que si de fábulas hablamos, estos no son gansos, son gallinas.
Seguiremos informando o sacando el cobre.
Tiempo al tiempo.
@hecguerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *