Nueva presidente del TSJEV no ordena auditorías ni trabaja en la justicia a distancia

  • Por el contrario, se ocupa más en que se le llame “su señoría o magistrada presidente”. Pide que la saluden al estilo militar.

Miguel Ángel Gómez Ruiz

Xalapa, Ver.

A pesar que ya lleva casi un mes como presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Veracruz (TSJEV), Isabel Inés Romero Cruz aún no ha dado a conocer la fecha en la que se hará una auditoría profunda al interior de ese poder.

Cabe señalar que en los casi once meses que estuvo al frente Sofía Martínez Huerta, se habló de malos manejos al interior: Compras sin la licitación correspondiente, altos salarios y un manejo discrecional del Fondo para la Impartición de Justicia.

En el caso de este último, se sospecha que se gastaron entre 60 millones y 80 millones de pesos. Magistrados del TSJEV solicitaron una auditoría profunda para saber en qué se gastó ese dinero. Hay que añadir que para tener ese fondo hubo un trabajo muy fuerte de parte de la magistrada Yolanda Cecilia Castañeda Palmeros, que fue la que viajó en distintas ocasiones a la Ciudad de México a dialogar con varios secretarios del gobierno federal.

Del mismo modo, tampoco se sabe si ya se trabaja en un proyecto para implementar la justicia a distancia, como ya ocurre en 17 estados del país. En el caso de Veracruz hubo un grave retraso durante la epidemia de coronavirus y miles de casos quedaron sin resolverse.

Asimismo, trabajadores del Poder Judicial acuden con temor, pues en algunos distritos judiciales ha habido un aumento en los casos de Covid-19 y hay denuncias de que no se aplican las medidas correctas para reducir el riesgo de contagios.

No sólo los trabajadores del Poder Judicial están en riesgo, sino también los abogados y los justiciables.

Sin embargo, hay denuncias de que no todo marcha bien en el TSJEV, pues en el caso de la nueva presidente no ha logrado congeniar con el personal. Se comenta que giró instrucciones a su personal, así como a secretarios, personal de seguridad y a trabajadores de intendencia que se dirijan a ella como “su señoría, magistrada presidenta, con su venia…”.

Explican que ella pidió que se dirijan a ella con el saludo miliar: “Son actitudes que no se pueden permitir a una persona que ya parece estar mareada por el poder”, dijo uno de los trabajadores que habló bajo condición de anonimato.