Operan en México el 70% de plantas de agua residuales

Uruapan-plantas-tratadoras-

De las más de ocho mil plantas de tratamiento de aguas residuales en México, alrededor del 70 por ciento está en operación y el resto no funciona por falta de recursos, reveló el investigador en hidráulica, Humberto Marengo Mogollón.

Expuso que del total de plantas, poco más de la mitad es de origen industrial, por lo cual prácticamente todas operan como parte de la normatividad relativa a su actividad.

Sin embargo, de la otra parte, unas cuatro mil que están a cargo de algún ayuntamiento, alrededor del 20 por ciento funciona de acuerdo con sus especificaciones, pues la falta de recursos o fallas en su diseño, impiden su operatividad.

En entrevista con Notimex, el catedrático e investigador en la Facultad de Ingeniería de la UNAM mencionó que el problema principal es la falta de dinero para la adquisición de los elementos químicos y para el pago de electricidad.

“Tenemos capacidad instalada, pero no los resultados. No hemos logrado mejorar la calidad de los cuerpos receptores y siguen los problemas de contaminación en ríos, lagunas y presas”, reconoció.

Sobre este último, explicó que en México hay alrededor de 170 embalses de ese tipo, pero si se agregan bordos y otros almacenamientos, hay más de cuatro mil.

A nivel mundial, en México está la presa más alta en su tipo, como la de Chicoasén, en Chiapas, con núcleo de arcilla; mientras La Yesca, entre Nayarit y Jalisco, es la segunda más alta con enrocamiento en su cara de concreto además de buen diseño y construcción.

La durabilidad de una presa, dijo, se considera para 50 años, pero las hay con más de 100 años de operación en México, como la de Necaxa, que se construyó en 1910 y todavía funciona.

“Hay que darles mantenimiento y duran, las presas se acaban cuando el azolve, el material en suspensión, llena el embalse”, detalló el especialista.

Expuso que en el caso del Sistema de Presas del Alto Grijalva en Chiapas, que desaguan hacia la planicie de Tabasco, hay cobertura vegetal y no se tiene ese problema, aunque en 1982, cuando hizo erupción el volcán Chichonal, la ceniza llegó a los cauces de ríos y a las presas.

Añadió que dragar una presa cuesta demasiado dinero, lo cual hace muy complicado rescatarla por medio de esa acción.

Marengo Mogollón comentó que se requiere llevar la investigación hidráulica a sitios como Tabasco, donde escurre un tercio del agua dulce en el país, pues es donde están los problemas relacionados con el agua.

Fuente: Notimex