Para acabar con 100 años de impunidad

El fiscal Anticorrupción de Nuevo León, Ernesto Canales, sostiene que el hecho de que el ex gobernador Rodrigo Medina pise la cárcel es un hecho histórico porque: “es un trabajo para terminar con la impunidad con los casos de corrupción, porque en México no se perseguía la corrupción, quedaba impune, la ciudadanía estaba cansada de esta situación y este es un esfuerzo del gobierno de Nuevo León para acabar con 100 años de impunidad”.
Aunque admitió que la detención del ex gobernador Rodrigo Medina es una medida cautelar, siguen trabajado en los procesos de fondo para comprobar su culpabilidad en los delitos de peculado, ejercicio indebido de la función pública y desvío de recursos público por más de 3 mil millones de pesos.
El fiscal niega que haya retrasos en el proceso contra Rodrigo Medina, ya que la prisión preventiva se da a más de un año de que Jaime Rodríguez Calderón rindió protesta.
Dijo que cada uno de los delitos que se le acusan a Medina tienen penas de 2 a 12 años y las penalidades pueden ser acumulables, lo cual queda en manos de los jueces, tras las audiencias orales.
La primera audiencia se espera que se fije en los próximos días, señaló el fiscal Anticorrupción.
Ernesto Canales dijo que a diferencia de los casos de otros ex gobernadores, el caso de Rodrigo Medina es de ambito estatal, mientras que los casos de ex gobernadores de Veracruz, Javier Duarte y de Sonora, Guillermo Padrés es del ámbito federal.
Asimismo, dijo que Rodrigo Medina no es el único denunciado, hay una veintena de proceso penales contra ex secretarios y ex funcionarios del gobierno de Nuevo León, señaló Ernesto Canales.

 

Foto: Fotoarte/Expansión