Piden mano de obra calificada; trabajadores petroleros

calidad-12-03

Trabajadores petroleros desplazados desde el año 2013, tras la alianza de Pemex con Mexichem, para operar la planta de Clorados III, en el Complejo Petroquímico de Pajaritos, para darle paso a las compañías contratistas, piden que se les restituya sus plazas, porque entre ellos si existe mano de obra calificada para trabajar, en donde el 20 de abril se generó una explosión, que dejó una estela de muerte, heridos y miles de millones en daños, por la falta de mano de obra de calidad.

Como lo denunciara la Coordinadora por la Defensa de Pemex, en rueda de prensa, el miércoles en esta ciudad, cientos de trabajadores están actualmente a la deriva, porque fueron concentrados en el complejo petroquímico la Cangrejera, donde solo les hacen pase de lista, pero no tienen actividades.

Lo anterior informaron los trabajadores quienes ayer, dieron sus versiones a los medios de comunicación, entre ellos el trabajador Federico Corzo Ramírez, destacando que Mexichem, tiene la mayor parte de las acciones del complejo Pajaritos.

Los trabajadores petroleros, pertenecientes a la sección 11, donde el líder sindical es Ramón Hernández Toledo, pero que los ha dejado a su suerte, piden que se les restituya su fuente laboral, y que los mil 200 que fueron desplazados, retornen a la planta de Clorados III, porque ellos si tienen mano de obra calificada para operar la planta.

Destacaron que la explosión ocurrida el 20 de abril, en Clorados III, no deja la menor duda de que quienes operaban la planta carecen de calidad, y por ello pidieron que el sindicato que los representa intervenga, ya que además algunos no han podido cobrar su catorcena.

Pero lo que es peor, confirmando lo denunciado por Mario Díaz Ortega, de la Coordinadora por la Defensa de Pemex, que los tienen en condiciones insalubres, sin agua, ni sanitarios, y están concentrados en el complejo Cangrejera, pero ya han decidido alzar la voz para que las autoridades los escuche, y terminen con la incertidumbre, por el temor de que sean desplazados de la planta donde laboraban cuando ocurrió la explosión.