PRD y PRI se desmarcan del PAN y casi diluyen alianza

Miguel Ángel Gómez Ruiz

De manera inexplicable, el dirigente estatal del PAN, Joaquín Rosendo Guzmán Avilés, intentó acaparar la mayoría de los distritos en Veracruz (17) para dejar únicamente trece a los partidos en los que iría en alianza para la elección de julio.

Los distritos en disputa son treinta de mayoría y 20 por la vía de la representación proporcional.

Y es que no sólo buscó quedarse con la mayoría de los distritos, sino que pretendió dejar tres al Partido Revolucionario Institucional (PRI) y 10 al Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Además, para la elección municipal quiso las mejores localidades, entre ellos Veracruz, Córdoba, Boca del Río y Tuxpan, razón por la que los dirigentes del PRI y PRD se desmarcaron de la posible alianza.

Inclusive, en declaraciones realizadas a medios de comunicación, los dirigentes del PRI y PRD, Marlon Ramírez Marín y Sergio Cadena Martínez, lamentaron que prevaleciera el interés personal antes que consolidar una alianza que compita y venza a la que encabeza Morena.

Para todos, era el momento de consolidar una alianza ganadora, debido a los traspiés y errores de Morena a nivel nacional y en particular en el estado, con un gobierno desenfocado de Cuitláhuac García y un pésimo trabajo a nivel legislativo y municipal del partido que actualmente gobierna.

Luego del aparente rompimiento, el dirigente estatal del PAN, Joaquín Guzmán Avilés, fue criticado en redes sociales y no faltó quien lo ligara con el actual gobierno de Cuitláhuac García, pues desde que asumió su cargo hizo a un lado a todos los simpatizantes de Miguel Ángel Yunes Linares.

Posteriormente y luego que Marlon Ramírez y Sergio Cadena ofrecieran una rueda de prensa en Veracruz, el PAN estatal envió un comunicado en el que solicitó que no se dirimiera el tema en los medios y hasta puso fecha para una nueva reunión para definir la estrategia para confirmar la alianza.