Pululan empresas defraudadoras en redes sociales, ofrecen préstamos

Miguel Ángel Gómez Ruiz

A través de la red social facebook, numerosas “empresas” se anuncian para promover préstamos con cantidades altas y pagos mínimos mensuales.

Lo grave es que no publicitan ninguna dirección, número telefónico y lo único que sugieren a los aspirantes a clientes es que se comuniquen mediante whatsapp.

Necesitados o no de un préstamo, muchas personas acuden a estas páginas para solicitar préstamos sin condiciones, es decir, la publicidad los cautiva con leyendas como: “no revisamos buró de crédito” o “los intereses más bajos”.

Todo es una falsedad, pues hay testimonios de personas que aseguran que recurrieron a estas empresas y mediante whatsapp les solicitaron sus datos y cuando ya tenían la información, les solicitaban un 10 por ciento de anticipo y en algunos casos, un pago del 10 por ciento por contrato, con la instrucción de que mediante el servicio de UPS les enviarían un contrato para ser firmado y llevado de vuelta a la supuesta empresa.

Un ingeniero en Sistemas Computacionales, Ramiro Guzmán (*) que laboró en una oficina de policía cibernética en la Ciudad de México, comentó que, en algunos casos, quienes solicitan la información a los que solicitan préstamos son algunos presos que están en penales de la capital del país o bien, en el Estado de México.

Empresas como Préstamo en efectivo de crédito rápido-incash, Credit Key, Dimex, Vorsol Credit o Financieraext, entre muchas otras, se anuncian en facebook con atrayentes préstamos de 10 mil pesos y con pagos mensuales de 95 pesos: “No puedo imaginar a alguien que te preste 10 mil pesos y con un plazo mínimo de 95 pesos y por lo menos nueve años para pagar” comentó el profesionista.

La advertencia es para que las personas no se enganchen porque cuando caen en la trampa, se endeudan y dan el pago de anticipo y posteriormente no reciben ningún dinero. Peor aún es que los delincuentes se quedan con sus datos y pueden utilizarlos a su conveniencia.

Sol Rivera (*), una joven mujer que se quedó sin trabajo tras dar a luz el año pasado, dijo que cayó en la desesperación, pues no tenía dinero para sacar adelante a su hijo. Recurrió a una empresa y sufrió una estafa: “Conseguí los dos mil pesos de anticipo para un préstamo de 20 mil pesos y pasaron dos días y nunca me llegó nada”.

Recurrió a las autoridades, pero no la auxiliaron. Posteriormente encontró un trabajo, pero tuvo que hacer un gran esfuerzo para devolver el dinero que había solicitado a una vecina para lograr el supuesto préstamo.