viernes , septiembre 24 2021

Rafaguean domicilio de la dueña del colegio Octavio Paz

Coatzacoalcos

Tras recibir mensajes de extorsión a su teléfono celular y luego de hacer caso omiso a ellos, un comando de hombres fuertemente armados rafaguearon el domicilio de la propietaria del colegio Octavio Paz, ubicado en la colonia Petrolera, María Angélica Carmona Vela, de 66 años de edad, quien al tratar de interponer la denuncia ante la Unidad Integral de Procuración de Justicia, se negaron a recibir su declaración.

La agraviada, con domicilio en el número 720 de la calle Veracruz entre Sinaloa y México de la colonia Petrolera, dijo que el pasado martes a eso de las 15:00 horas, recibió un mensaje en su teléfono móvil en el que le decían que se trataba de una extorsión, al mismo tiempo en que le adjuntaron fotos de su trabajo, de sus hijos y de la casa de su hermana.

Media hora mas tarde le volvieron a mandar otro mensaje en el que le decían que no creía lo que estaba pasando, por lo que en esta segunda advertencia decidió salir con dirección a la Fiscalía General del Estado (FGE) para denunciar los hechos, pero recibió la negativa de los funcionarios quienes se negaron a recibir su denuncia, pues argumentaron que eran simples mensajes.

Fue alrededor de las 20:30 horas del martes, cuando las ráfagas de armas de fuego interrumpieron la tranquilidad, pues sujetos que viajaban a bordo de un auto particular, marca Volkswagen, tipo Vento, color blanco, hicieron disparos contra su domicilio, en el que por fortuna resultó ilesa.

Los proyectiles de las armas de fuego dañaron el portón, una camioneta marca  Ford, tipo Ranger y otra unidad marca Toyota, tipo CR-V, ambas con placas de Veracruz, el lugar fue sitiado por elementos de la Policía Militar, Navales y Estatales quienes implementaron un operativo en la zona en busca de los delincuentes quienes lograron escapar.

Fue necesaria la intervención del personal del departamento de Servicios Periciales, quienes levantaron los casquillos percutidos y esta vez si aceptarían la declaración de la profesora María Angélica Carmona Vela.