miércoles , agosto 17 2022

Suspendido el partido Querétaro-Atlas por la violencia que se generó dentro del estadio

El partido entre Querétaro y Atlas, celebrado el sábado 5 de marzo, pasará a la historia como uno de los más violentos en la historia del futbol mexicano. Se habla que habría –por lo menos- 18 personas fallecidas a causa de la violencia generada este día.

Durante el partido, que ganaba el Atlas 1-0 a los locales, la barra de seguidores del Atlas comenzó a pelear con aficionados de Querétaro. El grupo de porristas de los locales corrió y dio la vuelta por las gradas para iniciar un enfrentamiento a golpes con sus rivales.

El partido continuaba y sin embargo, la violencia se desbordó, al grado que mujeres, adultos mayores y niños ingresaron al campo para protegerse de la violencia.

Casi no había elementos policíacos en el partido y apenas se contaba con una ambulancia, en tanto hombres –en su mayoría jóvenes- caían desmayados por los golpes.

Algunos tipos sin playeras y con distintivos de sus equipos ingresaron al terreno de juego para continuar peleando. La bronca siguió allí, en los pasillos

Las imágenes que dejó la violencia fueron aterradoras, pues hubo decenas de personas inconscientes y ensangrentadas.

Un grupo de desadaptados ingresó a la zona del VAR y destruyó los equipos y lesionaron a varias personas.

La Federación Mexicana de Futbol confirmó la suspensión del encuentro y además, dijo que habría un castigo ejemplar por el hecho de que no se contó con suficientes elementos para garantizar la seguridad.

El gobernador de Querétaro, Mauricio Kuri lamentó lo ocurrido y prometió que habría una investigación a fondo para que se castigue a los culpables.

Curiosamente, antes de iniciar el partido, los jugadores de ambos equipos se mezclaron y lanzaron un llamado por la paz.