Víctimas de la ola de violecia de los últimos años en Veracruz

Flowers on a coffin in the church

Coatzacoalcos, Veracruz.- Fue en 2012, allá en Mata Loma, a unos 30 minutos del puerto de Veracruz. La familia de pepenadores andaba recogiendo chácharas en la carretera Veracruz-Soledad de Doblado. Cuentan las versiones que vieron lo que no debían y por ello los mataron.

El padre, la madre, los abuelos y los cuatro menores de edad, originarios del municipio de Manlio Fabio Altamirano, recibieron sentencia de muerte después de haber presenciado a una célula de presuntos zetas que realizaban una convivencia cerca de la carretera.

La familia pasó junto a los criminales, bajaron la mirada y se marcharon a toda prisa. Los pistoleros ni si quiera se inmutaron al verlos pasar. Sin embargo, para la mala suerte de la familia, minutos después el Ejército llegó por sorpresa y detuvo a los criminales que en su poder tenían armas de grueso calibre, granadas y droga.

Se trataba de una célula de un grupo del crimen organizado que operaba en los municipios colindantes al puerto de Veracruz. Sólo a unos kilómetros de esa detención las autoridades también encontraron, en Portezuelo, una fosa clandestina de la que sacaron a unas 28 víctimas.

Nadie se percató del homicidio contra la familia entera en la humilde casa en Mata Loma. Fue el mal olor que despedían los cuerpos lo que alertó a los vecinos, por lo que dieron parte a las autoridades. Nadie quedó vivo en ese ataque, ni los niños menores de 10 años.

Como esta, hay por lo menos 36 familias en Veracruz que lamentarán en lugar de celebrar el “Día del Niño”. La jornada de violencia que se ha vivido durante el sexenio de Javier Duarte de Ochoa ha dejado también decenas de niños y jóvenes muertos, pues en Veracruz, la muerte tiene permiso.

No se cuenta con un registro estadístico claro sobre el número de menores de edad víctimas de homicidio en Veracruz. Sin embargo, historias como la de la familia de Manlio Fabio Altamiro, se cuentan en muchas otras regiones de Veracruz.

2016

La primera muerte del año en Veracruz, una mujer, menor de edad, en Maltrata: la estudiante Guadalupe Marcial Lara, de 16 años, apareció en un lote baldío con señales de violencia sexual y golpes.

También a principios de este 2016, Primitivo Cruz Hernández, de 11 años, perdió la vida en La Perla, cuando intentó defender a su mamá de un asalto.

El 21 de febrero, en la colonia Niños Héroes, de Xalapa, es apuñalado Ignacio Espinoza Cerón, de 16 años. Un mes después, de 16 años, también en Xalapa, presuntos secuestradores dan muerte a Carlos Fernández Domínguez, quien trató de evitar que su padre, dueño de los restaurantes Pollos Campiranos, fuera secuestrado.

En abril fue asesinado Ricardo Mayo Coronado, de 7 años, en Chinameca, el agresor llegó buscando venganza de un desplante hecho por el padre de la víctima en una cantina del pueblo y mató al niño en represalia. El agresor, primo del Alcalde, sigue prófugo.

El 22 de abril, el menor Jozmar Emmanuel Monroy Sánchez, asesinado en las Choapas porque un presunto vendedor de droga lo usó como escudo humano para evitar a los asesinos que lo venían siguiendo.

2015

El 21 de enero, Yamilet Miguel Rivera, de 17 años, asfixiada con su ropa interior en un predio de la colonia La Pochota, en Veracruz. La familia sospecha de la expareja.

En abril, Britany Ordaz González, de seis años, y sus dos abuelos, son asesinados en Oluta por sujetos fuertemente armados que supuestamente arribaron a cobrar una afrenta a los adultos.

El 21 de abril, Saúl Jiménez Martínez, de 15 años fue asesinado en un balneario en Las Choapas. El mismo mes, en Tatatila, un hombre mató a su esposa y al hijo de ocho años de ésta.

Columba Campillo, de 16 años, asesinada en mayo en Boca del Río, durante un supuesto secuestro.

Ese mismo mes, un padrastro asesinó a golpes a un niño autista en la colonia Francisco Villa de Coatzacoalcos. La agresión se dio mientras la madre del menor se prostituía en bares de mala muerte y el padrastro, drogado, atendía otro bar y cuidaba al pequeño; los dos están encarcelados.

En junio, las balas que eran para su padre, alcanzaron a Sofía Canales Domínguez, de dos años de edad. Los agresores querían secuestrar a Guillermo Canales, en el puerto de Veracruz, pero él se resistió causando la balacera en la que la pequeña murió. En el coche también iba la madre que estaba embarazada y perdió al bebé.

En Ciudad Mendoza, también por secuestro, muere Jazmín Rosario Azamar de Rosas, de 16 años.

En agosto del año pasado, en el basurero de Agua Dulce, fue hallado el menor Daniel Morales Carmona con la garganta cortada. También en agosto, es secuestrado y asesinado en Castillo de Teayo el menor Samuel Rocha, de seis años. Pedían cuatro millones por su rescate.

El cuatro de septiembre, Vicente González Centeno, de 13 años, fue hallado sin vida, amarrado de pies y manos, en un predio en Las Choapas. A los pocos días, en Catemaco, fue asesinado de un balazo César Manuel Ambrosio Rodríguez, de 17 años.

En octubre, sujetos armados llegaron al Ejido Cazones, en Minatitlán, buscando a una persona, como no le hallaron, dispararon contra la casa, en ella estaba la abuela y el nieto, Cecilio Flores, de 16 años cenando. Los dos murieron.

Posteriormente en Emiliano Zapata, Danna Paola, de dos años, fue golpeada hasta la muerte por su padre, quien la estrelló contra la pared por portarse mal.

En el mismo mes, los cuerpos de tres menores de edad fueron encontrados en un basurero de Minatitlán. Todos con el tiro de gracia.

Días después, en Zongolica, fue asesinado Benito Aguas Tlaxcalteca, y su hijo de ocho años. El papá era subagente municipal.

2014

En julio de 2014, en Poza Rica, un sujeto golpeó hasta la muerte a una menor de tres años mientras su madre trabajaba.

Días después, se halló la fosa de El Diamante, en Tres Valles, con 35 víctimas, en donde aparecieron dos menores de edad.

A principios de setiembre de ese año, los cuerpos de la menor de 5 años Karime Cruz Reyes, y su tía, fueron halladas en una fosa clandestina dentro de una casa en Coatzacoalcos; es uno de los peores dramas para esa ciudad. Hay un detenido que alega haber sido torturado para confesar.

En noviembre de 2014, fue encontrado con la garganta cortada, Alejandro Tolentino Arias, en un canal de Aguas negras en la colonia Carmen Romano, de Las Choapas.

Días después, en Nanchital, encontaron el cadáver semicalcinado de Gloria Vianey Sangiago Ventura, de 16 años. Estaba embarazada. Los padres sospechan del novio, quien ha gozado de impunidad.

2013

De 17 años, fue asesinado a balazos Luis Alberto Sánchez Morales, en la colonia Las Tinas, de Jáltipan.

2012

En Mata Loma, Manlio Fabio Altamirano, es asesinada una familia completa, los dos abuelos, y cuatro nietos: Manuel Reyes Díaz de 12, Aleyda Reyes Díaz de 9, Esmeralda Reyes Díaz de 3 años y una menor de 5 años.

2011

En septiembre, delincuentes dan muerte a 35 personas en Boca del Río, y abandonan sus cuerpos frente a Plaza Américas, entre las víctimas, tres menores de edad: Fernando Betancour Vásquez, de 14; Abbi Lizbeth Pouchulen Barrios, de 15; y Diana Teresa López Luna, de 16.

En octubre, en medio de una masacre a una familia de ocho integrantes, asesinan también a bebé de tres meses de nacido, presuntamente, una venganza de Los Zetas.

En diciembre, sicarios atacaron varios camiones de pasaje en la carretera Tantoyuca-Pánuco, un bebé de tres meses de nacido murió en los brazos de sus padres, también asesinados. En total, hubo 11 civiles asesinados y cinco sicarios abatidos por las fuerzas federales.